Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU urge a Rusia que investigue las irregularidades electorales

El Departamento de Estado exige mayor transparencia en próximos comicios

Un manifestante en la plaza Pushkin de Moscú. Ampliar foto
Un manifestante en la plaza Pushkin de Moscú. AFP

El Departamento de Estado de Estados Unidos ha exigido al Gobierno de Rusia que investigue las denuncias de irregularidades en el proceso electoral. La Administración estadounidense, en su primera reacción oficial tras la celebración ayer de las elecciones presidencias rusas, ha apremiado a las autoridades de ese país a que pongan en marcha un procedimiento que asegure mayor transparencia de cara a próximos comicios.

En un comunicado, el Departamento de Estado hace especial hincapié en la necesidad de que se indague sobre las acusaciones de fraude electoral. “Urgimos a las autoridades rusas a que inicien una investigación independiente y creíble […] y a que aumenten la transparencia del proceso electoral”. No obstante, ha alabado los "nuevos pasos" adoptados por la Comisión Electoral Central rusa para "incrementar la transparencia" tras los polémicos comicios parlamentarios de diciembre.

La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) y observadores internacionales han alertado de las deficiencias y desigualdades de las condiciones en las que se ha celebrado la campaña electoral rusa y de las irregularidades observadas durante la jornada electoral.

El Departamento de Estado también ha manifestado su intención de colaborar con quien resulte oficialmente designado presidente de Rusia. En una rueda de prensa, su portavoz, Victoria Nuland, ha señalado que Estados Unidos pretende seguir manteniendo la misma política de cooperación en materia de seguridad internacional y en concreto en temas como Corea del Norte, Irán y Oriente Próximo. Respecto a Siria, se ha mostrado esperanzada de que el nuevo dirigente haga uso de su influencia en el país y logre convencer a su presidente, Bachar el Asad, para que cese el uso de la fuerza contra su pueblo.