Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La explosión de un depósito de armas mata a 146 personas en Brazzaville

El incendio en el arsenal, ubicado en la capital de Congo, se produjo por un accidente

Un columna de humo en Brazzavile vista desde Kinshasa, a cuatro kilómetros.
Un columna de humo en Brazzavile vista desde Kinshasa, a cuatro kilómetros. AFP

Una serie de explosiones en un depósito de munición del Ejército en Brazzaville, la capital de la República del Congo, ha causado este domingo 146 muertos y más de 1.500 heridos, según ha informado el Gobierno. Hasta ahora se barajaba una cifra superior de fallecidos, unos 200. Según un comunicado hecho público tras un consejo de ministros extraordinario, el accidente se produjo por un cortocircuito que causó un incendio que ya está bajo control.

Cuando por la mañana se empezaron a oír las explosiones, que continuaron hasta la tarde, y un humo gris empezó a cubrir la ciudad, sus habitantes temieron que se pudiera tratar de un atentado terrorista o incluso de un golpe de Estado. "Las explosiones que habéis oído no significan que haya guerra o un golpe de Estado ni ningún tipo de motín", aseguró en televisión el ministro de Defensa, Charles Zacharie Boawo. "Han sido causadas por un incendio en un depósito de munición". Boawo ha dicho que el incendio fue un accidente.

La potencia del fuego y las explosiones hizo que se derrumbaran los edificios de la zona y muchas de las víctimas quedaron atrapadas entre los escombros. Entre ellas, hay al menos tres trabajadores chinos que han muerto y docenas de ellos que han resultado heridos, según ha señalado la agencia china de noticias Xinhua, que informó de la presencia en el barrio de unos 140 chinos que trabajan en la construcción.

Imágenes de la televisión congoleña mostraban la destrucción causada por las detonaciones, escenas de pánico en las calles e imágenes de hospitales desbordados por la cantidad de heridos que llegaban. Unas 2.000 personas han tenido que abandonar sus hogares en la zona y, según algunas informaciones, todo el vecindario de Mpila, escenario del siniestro, podría haber sido destruido.

Las explosiones se llegaron a sentir en Kinshasa, al otro lado del río Congo y capital de la vecina República Democrática del Congo (RDC). La onda expansiva rompió cristales e incluso levantó tejados en esta ciudad, según algunas informaciones, aunque no llegó a causar víctimas. Algunas personas cruzaron el río hacia Kinshasa temiendo que Brazzaville estuviera siendo atacada. Ambas ciudades, a unos cuatro kilómetros la una de la otra, son las dos capitales de diferentes Estados más cercanas entre sí del mundo.

La República del Congo es un pequeño país que, aunque ha vivido episodios violentos e incluso una guerra civil, se ha mantenido estable desde que el actual presidente, Denis Sassou-Nguesso, tomó el poder en un golpe de Estado en 1997. Normalmente, la República del Congo se mantiene a la sombra de la gigantesca RDC, que suele aparecer en las noticias mucho más a menudo debido a su gran riqueza en recursos naturales y al interminable conflicto en la zona este del país.