Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ataque suicida en Afganistán en plena crisis por la quema de coranes

Los talibanes reivindican un atentado en el aeropuerto de Jalalabad como venganza por la profanación

Al menos 9 personas, la mayoría civiles, mueren en el ataque

Al menos nueve personas, la mayoría civiles, han muerto y una docena resultaron heridas hoy en un ataque suicida perpetrado cerca del aeropuerto militar de Jalalabad, en el este de Afganistán, y revindicado por los talibanes. Los insurgentes declararon que fue una venganza por la quema de coranes ocurrida en la base de la OTAN de Bagram.

El terrorista conducía un Toyota Corolla e hizo estallar la carga explosiva al aproximarse a un puesto del Ejército situado junto al aeropuerto de esa ciudad, capital de la provincia de Nangarhar.

Según las autoridades locales, los fallecidos son seis civiles, dos guardas de seguridad y un soldado, mientras que entre los heridos hay al menos tres miembros de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), la misión de la coalición internacional dirigida por la OTAN.

"El objetivo era una base estadounidense, y varios soldados de EEUU murieron o resultaron heridos", afirmó el portavoz talibán Zabiulá Muyahid, que reivindicó el atentado. "El ataque es una venganza por la quema de los coranes", explicó el protavoz en un comunicado.

El aeropuerto civil de Jalalabad está emplazado junto a la base operativa Fenty, de las tropas de EEUU en el país, sumido en una ola de violencia que ha causado la muerte de 30 personas estos días en protestas por la quema de Coranes en la base de la OTAN de Bagram.

El presidente afgano, Hamid Karzai, compareció ayer para llamar a la calma, pero miles de personas se echaron a las calles en la norteña provincia de Kunduz, donde siete soldados de la OTAN sufrieron heridas por una granada lanzada por unos manifestantes.

"No dejéis que los enemigos de la paz, de la estabilidad, del desarrollo y del pueblo de Afganistán se aprovechen de esta situación", enfatizó el presidente afgano.

Los talibanes han pedido a los soldados y policías afganos que disparen contra sus colegas occidentales desplegados en el país, y desde entonces han muerto cuatro militares de EE UU supuestamente víctimas de ese tipo de acciones.

Más información