Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia y Reino Unido redoblan la presión para echar a Bachar el Asad

La oposición culpa a las tropas sirias de ejecutar a 27 jóvenes a sangre fría

La mayoría murió, según la Red Siria de Derechos Humanos, por disparos en la cabeza o el pecho

El Ejército Libre de Siria inicia una ofensiva para tomar las posiciones de las tropas en Al Qusayr

Fotograma de Youtube de un hombre con su hijo muerto en Homs. Ampliar foto
Fotograma de Youtube de un hombre con su hijo muerto en Homs. AP

La brutal ofensiva sobre la ciudad de Homs, que ha dejado decenas de muertos en los últimos dos días, incluidos dos periodistas occidentales, ha llevado al ministro de Exteriores francés, Alain Juppé, y a su homólogo británico, William Hague, a hacer un llamamiento para redoblar la presión para echar al presidente Bachar el Asad. La actividad diplomática en torno a la crisis siria se acelera ante la reunión del autodenominado grupo de Países Amigos, este viernes en Túnez, y el referéndum constitucional convocado por el régimen para el fin de semana.

El Gobierno francés ha llamado a consultas al embajador sirio para protestar por el comportamiento de su Gobierno y ha pedido que el régimen permita la apertura de corredores humanitarios bajo el paraguas de la Cruz Roja para poder atender a los heridos y refugiados de Homs, informa Miguel Mora. "Francia está más decidida que nunca a acabar la salvaje represión que el pueblo sirio experimenta a diario", ha declarado Juppé. El presidente Nicolas Sarkozy ha afirmado que las muertes de los periodistas Ochlik y Colvin demuestran que el régimen de El Asad debe abandonar. “Ahora basta”, dijo el jefe del Estado, “no hay ninguna razón por la que los sirios no tengan derecho a vivir su vida y a elegir su destino libremente”. El ministro de Cultura, Frédéric Mitterrand, pidió que se haga luz sobre la muerte de los reporteros, ya que, dijo, “se encontraban en un centro de prensa” cuando se produjo el ataque.

El británico Hague han recalcado que su Ejecutivo no cejará hasta que pare la sangría. "Los Gobiernos del mundo tienen la responsabilidad de redoblar sus esfuerzos para parar la despreciable campaña de terror del régimen de El Asad". 

Un grupo de la oposición siria, la Red Siria de Derechos Humanos, ha acusado a tropas del Ejército y de las milicias leales al régimen de Bachar el Asad de haber capturado y ejecutado a 27 varones jóvenes, todos civiles, en tres aldeas del norte de Siria, según denunció este miércoles el grupo con sede en Londres. La mayoría de los jóvenes murieron, según la Red, por disparos en la cabeza o en el pecho en sus propias casas o en las calles de las aldeas de Idita, Iblin y Balshon, en la provincia de Idlib, cerca de la frontera con Turquía, según la Red.

"Las fuerzas militares cazaron a los civiles en esas aldeas, los detuvieron y los ejecutaron sin vacilación. Se centraron en los jóvenes varones y los que no pudieron escapar fueron asesinados", añade la organización en un comunicado. "La responsabilidad de esta masacre recae en el general en jefe del Ejército y de las Fuerzas Armadas, Bachar el Asad", añadió la Red, que precisó que solo un joven pudo sobrevivir a la matanza.

Varios vídeos difundidos a través de YouTube por activistas locales de Idlib, cuya autenticidad no ha podido confirmarse por fuentes independientes, han mostrado los cadáveres de hombres con heridas de bala tendidos en calles y viviendas.

En Al Qusayr, el Ejército Libre de Siria ha iniciado una ofensiva para tomar las posiciones de las tropas regulares en esta ciudad de 40.000 habitantes, informa desde allí Mayte Carrasco. Los combates se centran en el hospital y en el ayuntamiento, donde el Ejército de El Asad cuenta con unos 400 hombres. Los milicianos rebeldes han atacado por la mañana con lanzagranadas los dos edificios y se han escuchado un fuerte intercambio de disparos desde hace una hora. La población está refugiada en sus casas la espera de ver cómo se desarrolla el ataque. El pasado lunes, el Ejercito Libre de Siria se hizo con uno de los tanques de El Asad que está siendo utilizado en la operación en curso.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos asegura que los fallecidos en Siria desde que comenzó la revuelta el 15 de marzo de 2011 suman ya 7.600 personas, la mayoría civiles. Según su recuento, son exactamente 5.542 civiles, 1.692 soldados y miembros de la fuerzas de seguridad y más de 400 soldados desertores, informa France Presse.