Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS

Ecuador: nueva Corte, ¿nueva justicia?

Toma posesión la nueva cúpula judicial reformada por Correa entre denuncias de irregularidades

La nueva Corte debe resolver los casos del presidente contra 'El Universo' y los indígenas contra Chevron

El presidente de Ecuador, Rafael Correa.
El presidente de Ecuador, Rafael Correa. EFE

Se trata de la quinta vez que un grupo de nuevos jueces llega al máximo tribunal de justicia de Ecuador desde 1997. Tras cinco meses de selección, 21 flamantes nuevos magistrados de la Corte Nacional de Justicia se han instalado esta semana en sus despachos. Para el presidente de la República, Rafael Correa, el proceso de designación de estos jueces es “el más transparente en la historia del país”. Sin embargo, se mantienen bastantes dudas al respecto.

En mayo de 2011, una consulta popular convocada por Correa aprobó la reestructuración del sistema judicial ecuatoriano a cargo de un Consejo de la Judicatura de Transición. Presidido por un delegado del mandatario, dicho organismo transitorio inició en agosto pasado el proceso de selección de nuevos magistrados, al que se inscribieron más de 600 candidatos.

Tras evaluar los méritos, una prueba teórica y una práctica, y una audiencia o entrevista con los tres miembros del consejo transitorio, 12 hombres y 9 mujeres resultaron con las mayores puntuaciones. En la nueva Corte aparece la primera mujer indígena magistrada de una corte nacional. Y también constan la madre de un actual ministro de Estado, el hermano de un diputado del Gobierno, y dos exasesores parlamentarios del partido oficialista Alianza País.

Consultado por EL PAÍS en un encuentro con la prensa extranjera sobre la polémica tras la selección de algunos magistrados que presentan vínculos familiares o de pasada relación laboral con funcionarios oficialistas, el titular del consejo transitorio, Paulo Rodríguez, inició su respuesta mencionando el título de la canción del argentino Piero: “Todos tenemos parientes”. Otra canción de Piero, Y todos los días, es usada constantemente por el presidente Correa en sus críticas a la prensa ecuatoriana.

“Supongo que hay asambleístas, autoridades o personalidades públicas que también tienen parientes, y que también pueden ser prestantes juristas. Yo me pregunto ¿por qué no participaron? Fue un concurso abierto y público”, señaló Rodríguez, y añadió que “lo malo habría sido que las personas a las que se hace referencia no tuvieran méritos, pero yo entiendo que esas personas que son parientes son juristas muy prestantes y no se les puede negar el derecho de postular a un cargo público”.

Pero las dudas planteadas por algunos parlamentarios de la oposición no solo incluyen el tema de las relaciones de parentesco. El legislador Andrés Páez ha señalado varios casos de calificaciones otorgadas durante diversas fases del proceso de selección que presentan según él errores o supuestos intereses para beneficiar a unos candidatos frente a otros.

Uno de los ejemplos citados por Páez tiene que ver con la calificación dada a las dos candidatas que a la postre disputaron el último cupo que se otorgaba para las mujeres: Yolanda Yupangui y Lucy Blacio, esta última ex funcionaria del Consejo de Participación Ciudadana, la entidad que, junto con la Presidencia de la República y la Asamblea Nacional, designó a un delegado para conformar el ente transitorio que ha llevado adelante el proceso de selección de magistrados.

Antes de las audiencias frente al consejo transitorio, Yupangui tenía una calificación superior a Blacio por 8.6 puntos de diferencia. No obstante, en la entrevista ante los tres miembros del ente transitorio, Yupangui obtiene 1.33 sobre 10, mientras que Blacio recibe una calificación de 10.

El asambleísta Páez denuncia que si le daban a Yupangui la nota de 1.4, la doctora Blacio, incluso con los 10 puntos que le ponen en la audiencia, no habría llegado a superar a Yupangui, y la magistrada habría sido Yupangui y no Blacio. Mientras Páez habla de que se trató de “un proceso plagado de irregularidades”, el titular del ente transitorio señaló que la audiencia fue completamente pública y transmitida por Internet, y que “hubo personas que venían muy bien puntuadas, pero ya en la audiencia no tuvieron una presentación adecuada, no pudieron evidenciar conocimiento suficiente sobre la legislación que van a aplicar”.

Cartas a Baltasar Garzón

En este marco, el asambleísta Páez y el legislador opositor Paco Moncayo entregaron cartas al juez español Baltasar Garzón, coordinador de la veeduría internacional conformada para observar el proceso, en las que señalan las presuntas irregularidades presentadas. “Garzón es un hombre de mucho prestigio y nosotros esperamos de él una conducta acorde con sus antecedentes”, dijo a EL PAÍS el asambleísta Moncayo, quien pidió al magistrado español que entregue un informe al pueblo ecuatoriano sobre la conformación de la Corte.

“Le pedimos al señor Garzón que no se quede ciego ante esto, y que siga lo que él mismo dijo en el sentido de que lo importante en un proceso complejo es establecer mecanismos objetivos, imparciales, independientes y de acuerdo a la legalidad, que justifiquen la transparencia de este procedimiento”, manifestó Moncayo.

El parlamentario señaló que según la legislación ecuatoriana es posible rehacer el proceso de manera parcial en caso de que se detectare alguna anomalía. Por su parte, Garzón, durante su reciente visita a Ecuador, dijo que estudiará las reclamaciones que se presenten sobre la selección de los nuevos magistrados.

Y mientras persisten las dudas por parte de los asambleístas Páez y Moncayo, la nueva Corte Nacional de Justicia de Ecuador tendrá que resolver alrededor de 10.000 procesos legales que están represados, entre ellos casos sonados como los juicios contra los ex presidentes de la República, Abdalá Bucaram y Jamil Mahuad, el caso del juicio de indígenas de la amazonía contra la petrolera Chevron, entre otros, de los cuales el primero que deberá conocer es la millonaria demanda interpuesta por el presidente Correa en contra del diario El Universo.

“Prepárense a todo un ataque mediático” que buscará posicionar “la idea de que la única forma de demostrar la imparcialidad de la nueva Corte será fallando contra el Ejecutivo o contra sus miembros”, dijo Correa a los nuevos jueces durante su posesión. Y sobre el caso El Universo, este martes el mandatario adelantó: “Estamos con mucha confianza de que si hay jueces honestos y valientes, que no se dejan amedrentar por el linchamiento mediático que se prepara en caso de que no satisfagan a ciertas partes, saldremos airosos de este caso”.

De su lado, grupos de oposición han rechazado lo que califican de constante presión del presidente Correa a las cortes de justicia en el país. En cualquier caso, diversos juristas y académicos han señalado que será la misma Corte la que con sus fallos demuestre si tiene la independencia y eficacia que todos los ecuatorianos esperan del máximo tribunal de justicia del país.