Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los croatas dan un claro apoyo a la adhesión a la UE en 2013

Un 67% de los ciudadanos que han acudido a las urnas optan por el sí

Un hombre participa en el referéndum croata.
Un hombre participa en el referéndum croata.

Los croatas han decidido formar parte de la Unión Europea. Los resultados del referéndum, con un 99% de los votos escrutados y un exiguo 44% de participación, daban al sí un respaldo de cerca del  67% y al no, un 33%. Con estos apoyos, Croacia seguirá el proceso de ratificación del Tratado de acceso comunitario por parte de los 27 países miembros y, según está previsto, pasará a ser el 28º miembro del grupo el 1 de julio de 2013.

Las urnas de casi 7.000 mesas electorales habilitadas en Croacia para votar en la consulta cerraron a las 19.00 tras una jornada que transcurrió con calma. Todas las encuestas publicadas en las últimas semanas daban al sí ganador. La mayoría de los partidos importantes habían pedido el voto favorable a la entrada. Incluso uno de los militares croatas más temidos durante la guerra contra los serbios, Ante Gotovina, actualmente en prisión por crímenes de guerra, pidió a sus compatriotas que apoyasen la entrada en la UE. Sectores nacionalistas extremos, sin embargo, se oponen a la adhesión porque a su juicio supone una pérdida de soberanía.

“Croacia no perderá ni su soberanía ni sus recursos naturales, ni estará dirigida por la UE”, dijo esta semana el presidente del país, Ivo Josipovic, para acallar las críticas de los partidarios del no. “Europa no resolverá nuestros problemas pero nos dará una gran oportunidad”.

Croacia no perderá ni su soberanía ni sus recursos naturales

El presidente del país, Ivo Josipovi

Croacia pidió ingresar en la Unión Europea en 2003 y la Comisión Europea aprobó su entrada un año después. Para ello, el país ha tenido que consolidar sus instituciones, hacer reformas en las leyes electorales, establecer una clara separación de poderes y mejorar los derechos de las minorías y el retorno de los refugiados por la guerra de Croacia (1991-1995).

Después de Eslovenia, Croacia, con 4,2 millones de habitantes, es la exrepública yugoslava que mejor se ha recuperado de la disolución del país y será el segundo Estado procedente de esa escisión que pasa a ser miembro de la UE. Tiene una economía de mercado estable y su PIB per cápita está por delante de otros Estados miembros de la UE como Bulgaria, Rumanía y Polonia. Pese a ello, la crisis ha afectado de lleno al país, cuyo principal problema es el desempleo.