Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE analizará la imposición de un embargo de petróleo a Irán

Los ministros de Exteriores se reunirán antes del 23 de enero para detallar el veto a la venta del crudo de Teherán en el mercado europeo

Los ministros de exteriores de la Unión Europea se reunirán para decidir sobre un embargo de petróleo a Irán. El encuentro tendrá lugar entre la próxima semana y el 23 de enero para evitar que le haga sombra a una cumbre de los líderes de la Eurozona prevista para el 30 de este mes, han asegurado fuentes diplomáticas de Bruselas a Reuters. Los Veintisiete ya habían acordado la semana pasada no importar crudo de la República Islámica para forzar a Teherán a renunciar a un programa nuclear que pueda estar dirigido a desarrollar la bomba atómica.

Diplomáticos de Bruselas han asegurado que el veto del crudo iraní en el mercado europeo puede tardar varios meses en comenzar debido a que algunos países europeos piden un retraso para proteger sus endeudadas economías. Miembros de la UE han propuesto “períodos de gracia” de entre uno y doce meses para contratos existentes y así permitirles encontrar suministros alternativos.

Grecia, que compra una cuarta parte del total de su petróleo a Irán, presiona para alargar el retraso lo más posible, según han dicho los diplomáticos a Reuters. Reino Unido, Francia, Países Bajos y Alemania no quieren alargar el “período de gracia” más que tres meses.

Las acciones europeas contra la industria petrolera iraní complementan las sanciones estadounidenses anunciadas en Nochevieja que pretenden frenar la exportación del crudo de la República Islámica.

Irán es el segundo productor mundial de petróleo (3,5 millones de barriles diarios) después de Arabia Saudí. Los países de la UE compran unos 500.000 barriles al día de los 2,6 millones que exporta Irán y son por ello el mayor comprador del crudo de la República Islámica. Los tres mayores importadores del petróleo iraní, sin embargo, se encuentran muy endeudados: Grecia, Italia y España.

Por su parte, Irán ha redoblado su desafío a la comunidad internacional al iniciar el enriquecimiento de uranio hasta cerca del 20 % de pureza en la instalación fortificada de Fordo, a 160 kilómetros de Teherán. Así lo ha confirmado hoy el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), cuyos inspectores han verificado el comienzo de la producción de uranio enriquecido en esa planta, descubierta en 2009 por los servicios de inteligencia occidentales.

Hasta ahora, Irán había purificado uranio hasta ese nivel -considerado un paso previo al uranio altamente enriquecido para bombas atómicas- solo en su gran planta de Natanz, donde pretende producir combustible atómico de forma industrial. Teherán afirma que necesita este uranio (enriquecido concretamente al 19,75 %) para la producción de un combustible especial para un reactor científico de Teherán, donde se fabrican isótopos para la lucha contra el cáncer.

 

 

Más información