Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barack Obama anuncia un despliegue militar en Australia

La iniciativa trata de probar el mayor de compromiso de EE UU en Asia-Pacífico

Obama, junto a la primera ministra australiana, Julia Gillard, en Canberra. Ampliar foto
Obama, junto a la primera ministra australiana, Julia Gillard, en Canberra. EFE

Barack Obama ha anunciado hoy un nuevo despliegue militar en Australia como prueba del compromiso de su Administración de volver a ocupar un papel protagonista en la región de Asia-Pacífico, no solo desde el punto de visto económico y comercial, sino también político y estratégico.

“Queremos estar seguros de que la arquitectura de seguridad en la región es acorde con las necesidades del siglo XXI, y esta iniciativa nos va a permitir hacerlo”, ha dicho el presidente norteamericano en Canberra durante una conferencia de prensa junto a la primera ministra australiana, Julia Gillard.

Aunque el despliegue militar es rotatorio y modesto, su valor simbólico y estratégico es considerable, puesto que demuestra la voluntad de Estados Unidos de involucrarse más a fondo en la seguridad del sur de Asia, una zona amenazada por varios conflictos territoriales.

Los soldados de EEUU solo serán en principio 200 o 250 y no tendrán base propia

Los soldados norteamericanos serán, en un principio, tan solo unos 200 o 250 y se instalarán en el puerto de Darwin dentro de instalaciones australianas. No se establecerá una base de Estados Unidos, y los 2.500 marines que pasarán por ese territorio no lo harán al mismo tiempo sino de forma rotatoria, aunque sí traerán nuevos barcos y aviones para incrementar el número de maniobras militares. “Será el Pearl Harbor de Australia”, ha dicho Gillard.

Aunque Estados Unidos cuenta ya con soldados e instalaciones militares en Japón y Corea del Sur, esta iniciativa puede ayudar a que otros países asiáticos que ven sus intereses amenazados por el crecimiento de China se sientan más seguros.

Obama ha asegurado, sin embargo, que el despliegue no tiene por objeto controlar a China. “La noción de que tememos a China es equivocada, la noción de que estamos tratando de excluir a China es equivocada”, ha declarado.

El presidente estadounidense ha insistido en que el único propósito de esta medida es el de actualizar el compromiso de Estados Unidos en Asia-Pacífico, algo que Obama dejó claro durante la celebración el pasado fin de semana en Hawai de la cumbre de la Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC).

“Con mi visita a la región quiero dejar claro que Estados Unidos está incrementando su interés en el área”, ha manifestado este miércoles en Canberra.

Más información