Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernández aspira a su reelección como presidenta de Argentina

Según las encuestas, la candidata espera superar en los comicios de hoy el 50% de los votos para evitar la segunda vuelta

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner saluda a sus seguidores en Buenos Aires.
La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner saluda a sus seguidores en Buenos Aires. REUTERS

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, buscará este domingo su reelección por cuatro años. De conseguirlo, el peronismo kirchnerista gobernaría en forma consecutiva durante 12 años, algo histórico porque ni el propio Juan Domingo Perón (1946-1955) ni el peronista neoliberal Carlos Menem (1989-1999) lo lograron. Las encuestas muestran que, además, Cristina Fernández, apoyada por la vertiente de izquierda del peronismo, puede superar el 50% del total de los votos con lo que evitaría una segunda vuelta (para ello necesita el 45% de los sufragios o el 40% con una diferencia de diez puntos sobre el segundo) y podría romper algún otro récord histórico.

Casi 29 millones de argentinos están convocados hoy a las urnas. No solo votarán al próximo presidente y su vicepresidente sino que también renovarán la mitad de la Cámara de Diputados (130 representantes) y un tercio del Senado (24 escaños). También se elegirán gobernadores de las provincias de Buenos Aires (donde vota el 38% de los argentinos), Entre Ríos, La Pampa, San Luis, Santa Cruz (la provincia natal del fallecido ex presidente Néstor Kirchner), Jujuy, San Juan, Mendoza y Formosa. Los ciudadanos podrá ir a votar hasta las 18 horas (las 23h en España), cuando se conocerán los primeros sondeos a pie de urna (aunque la ley electoral solo permite que se informe sobre las posiciones de cada candidato, y no sobre porcentajes concretos).

La oposición a la actual presidenta se encuentra muy dividida. En las elecciones legislativas de 2009, el kirchnerismo perdió el control de las dos cámaras, Congreso y Senado, ante dos coaliciones (la del peronismo disidente aliado con la conservadora Propuesta Republicana, y la del radicalismo unido al socialismo y la Coalición Cívica), pero estos acuerdos se rompieron en esta ocasión y prácticamente todos acuden por separado.

Las últimas encuestas situaron al socialista Hermes Binner, gobernador de la provincia de Santa Fe, en segundo lugar, aunque demasiado lejos de Cristina Fernández. Detrás figuraba el diputado radical Ricardo Alfonsín, hijo del ex presidente argentino Raúl Alfonsín (1983-1989). En la pelea por el tercer y cuarto puesto participan dos peronistas disidentes, Eduardo Duhalde, ex jefe de Estado (2002-2003), y Alberto Rodríguez Saá, gobernador de San Luis. Muy por detrás están la diputada Elisa Carrió, de la Coalición Cívica, y Jorge Altamira, de la izquierda trotskista.

Cristina Fernández de Kirchner escogió esta vez para acompañarla como vicepresidente a un peronista que militó en los años 90 en grupos de centroderecha, pero que se reconvirtió al kirchnerismo: Amado Boudou, el popular ministro de Economía, muy conocido porque con su guitarra eléctrica le pone rock a los mítines de su partido. Cuatro años atrás, la presidenta argentina había elegido como vicepresidente a un radical, Julio Cobos, que a los pocos meses regresó a su partido por el conflicto con los agricultores y que protagonizó una de las situaciones institucionales mas extrañas de la historia.

El kirchnerismo anhela reconquistar las mayorías en la Cámara de Diputados y el Senado, aunque, según las encuestas, quedaría lejos de los dos tercios de los escaños necesarios para reformar la Constitución y conseguir así habilitar a Cristina Fernández para una segunda reelección, en 2015, como teme un sector de la oposición.

Más información