Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Strauss-Kahn pide declarar ante el juez que instruye un escándalo de prostitución

El exdirector del FMI quiere desmentir las '"insinuaciones" de la prensa francesa sobre el 'caso Carlton'

Dominique Strauss-Khan llega a su casa en París el pasado 18 de septiembre.
Dominique Strauss-Khan llega a su casa en París el pasado 18 de septiembre. EFE

Dominique Strauss-Kahn, ex director del Fondo Monetario Internacional, ha pedido hoy ser interrogado por los jueces que instruyen el caso Carlton para desmentir “las insinuaciones” publicadas estos días por la prensa francesa. El asunto se llama así por el nombre del hotel de lujo de la ciudad de Lille (cerca de la frontera con Bélgica, 220 kilómetros al norte de París) en el que supuestamente operaba una red de prostitución internacional, dedicada a clientes excelentes, y que según la policía explotaba a un centenar de jóvenes mujeres procedentes de Angola, Madagascar, Argelia, Brasil y Francia.

Según afirmó el viernes la revista de cotilleo Closer.fr, algunas de las jóvenes eran menores de edad cuando sucedieron los hechos, en 2010, y tanto una de ellas como un intermediario de la red habrían citado el nombre de Strauss-Kahn en su declaración.

Hoy, el ex dirigente socialista ha afirmado a través de una nota enviada a AFP que desea prestar testimonio “lo antes posible por los jueces que instruyen desde hace muchos meses el proceso”, para acabar con “las insinuaciones malintencionadas” que recaen sobre él.

El asunto salió a la luz hace diez días, tras el arresto en Bélgica del presunto líder de la banda, Dominique Alderweireld, apodado Dodo La Salmuera, y de su pareja, sospechosos de haber trasladado prostitutas desde Bélgica hasta Lille y París para organizar “fiestas elegantes” con la ayuda de los empleados del lujoso hotel Carlton.

Los medios locales publicaron entonces que entre los clientes del hotel Carlton había “un político muy importante”, además de numerosos oficiales de policía, entre ellos un comisario, varios hombres de negocios y un reputado abogado.

El director y el relaciones públicas del hotel han sido arrestados por haber propuesto el servicio de prostitución a los habituales del Carlton, mientras el propietario está bajo vigilancia.

Dodo, el presunto cabecilla de la banda, posee una docena de burdeles y salones de masajes en la frontera de Bélgica, país en el que está tolerada la prostitución siempre que las mujeres sean mayores de edad y puedan probar que no han sido obligadas a ejercer el oficio por una banda organizada.

La policía de Lille, ciudad de la que es alcalde la secretaria general del Partido Socialista, Martine Aubry, ha interrogado ya, a petición de los jueces, a varios protagonistas relacionados con el caso.

Strauss-Kahn, de 62 años, fue exonerado el jueves por la fiscalía de París de la acusación de intento de violación contra la reportera Tristane Banon, de 32 años. Los fiscales calificaron lo ocurrido entre ambos en 2003 como “una agresión sexual reconocida”, pero archivaron la causa porque el delito prescribe a los tres años. En verano, el ex director del FMI fue también exonerado en Nueva York de las imputaciones de violación de Dafissatou Diallo, una camarera del hotel Sofitel.