Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bloomberg suaviza su visión hacia el movimiento Ocupa Wall Street

El alcalde de Nueva York asegura que mientras cumplan la ley, los indignados pueden seguir con la protesta

El alcalde Michael Bloomberg, hoy en un desfile en Nueva York Ampliar foto
El alcalde Michael Bloomberg, hoy en un desfile en Nueva York AFP

El alcalde Michael Bloomberg ha decidido suavizar sus palabras hacia los indignados neoyorquinos, que desde hace más de tres semanas acampan y se reúnen diariamente en el corazón financiero de Nueva York. Aunque Bloomberg ha tratado de pronunciarse poco desde que comenzaron las protestas del movimiento Occupy Wall Street, el viernes había cargado con dureza hacia sus protagonistas, acusándoles de dañar el mercado de trabajo de la ciudad. Pero esta mañana ha comparecido ante la prensa poco antes de las celebraciones del Día de la Hispanidad y ha asegurado que mientras cumplan con la ley les permitirá seguir en el parque Zuccotti, también conocido ahora como plaza de la Libertad.

“En esta ciudad se puede protestar. Es la más tolerante y abierta del mundo”

Michael Bloomberg, alcalde de Nueva York

“Lo principal es que la gente quiere expresarse. Y mientras lo hagan obedeciendo las leyes se lo seguiremos permitiendo” ha dicho. “No tengo ni idea de hasta cuando van a quedarse pero supongo que tendrá bastante relación con las condiciones climáticas”. Y haciéndose eco de esa idea legendaria sobre la tolerancia neoyorquina ha proclamado: “En esta ciudad se puede protestar. Es la más tolerante y abierta del mundo”. Eso sí, ha advertido que si los indignados rompen la ley “haremos lo que tenemos que hacer: obligar a que la ley se cumpla”.

No obstante, nadie en Nueva York entiende completamente la situación legal de un parque sobre el que en realidad la alcaldía no tiene completa jurisdicción puesto que es propiedad de la inmobiliaria Brookfield Properties, aunque sea de uso público. Los parques privados de uso público (POPS), creados como una concesión con la que las inmobiliarias compensan a la ciudad por poderse saltar algunas limitaciones de construcción (por lo general de altura) tienen que estar abiertos al público 24 horas al día, al contrario que los parques propiedad del Ayuntamiento, con toque de queda a las 10 de la noche. En un principio la policía aseguró que sólo los propietarios de Zuccotti park podían echar a sus actuales ocupantes. Pero, según un flayer que ahora circula por la plaza, esa ley que obliga a mantenerlo abierto 24 horas podría ser la verdadera clave por la que el movimiento Ocupa Wall Street sigue teniendo allí su cuartel general.

En cualquier caso, tras un fin de semana en que la prensa conservadora de la ciudad ha atacado con fuerza la ocupación, las palabras suavizadas de Bloomberg contrastan con las pronunciadas el pasado viernes: “Las protestas que tratan de destruir los trabajos de la gente de esta ciudad no son productivas” y puso como ejemplo de ello la idea lanzada por algunos manifestantes de echar a los bancos de Nueva York. “Esos son puestos de trabajo. No se puede tener todo: si quieres puestos de trabajo tienes que asistir a las empresas y darles la confianza para que puedan contratar gente”. La acampada, que arrancó con menos de 300 personas durmiendo en la plaza de la Libertad y ha crecido con la participación diaria de miles de ciudadanos y la propagación de las acampadas a otras plazas del país, tiene al mundo de las finanzas en su principal punto de mira, de ahí las palabras de Bloomberg.

Esta semana el movimiento Ocupa Wall Street, que ya publica su propio diario The Occupy Wall Street Journal (en inglés y en español) y que el pasado domingo tuvo entre sus visitantes estrella al filósofo Slavo Zizek, se prepara para unirse a una convocatoria global que aspira a sacar a la calle a miles de personas en todo el mundo el próximo 15 de octubre bajo el lema Unidos por el cambio global.