Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
OLEADA DE CAMBIO EN EL MUNDO ÁRABE

Choques entre soldados y desertores dejan varios muertos en Siria

En un nuevo viernes sangriento, 22 personas mueren durante manifestaciones en el centro del país. Turquía amenaza con bloquear las importaciones sirias

Imagen tomada con teléfono móvil de las protestas registradas hoy en la provincia siria de Homs contra Bachar el Asad
Imagen tomada con teléfono móvil de las protestas registradas hoy en la provincia siria de Homs contra Bachar el Asad AP

La revuelta popular en Siria, lejos de calmarse, está ganando ímpetu, a pesar de los intentos del Gobierno de Bachar el Asad de retomar el control con mano férrea de varias zonas del país. Hoy, las manifestaciones en contra del régimen de El Asad han continuado sin pausa mientras que sus soldados siguen enzarzados en enfrentamientos que comenzaron hace tres días con insurgentes y desertores en el centro de la nación.

Según la agencia estatal de noticias siria, siete soldados y policías leales a El Asad han muerto en una operación contra la resistencia armada en Rastan. Los rebeldes elevan la cifra 11. "Las unidades responsables han infligido grandes pérdidas a los grupos armados terroristas", ha informado la agencia, citando a un portavoz militar. "La confrontación resultó en la muerte de siete integrantes del personal, entre ellos dos agentes, y causó heridas a 32, entre ellos siete oficiales, dos del Ejército y policías de seguridad", ha agregado.

El Ejército y las fuerzas de seguridad sirias han permanecido leales en gran medida a El Asad durante los seis meses de protestas que demandan su caída, en los que Naciones Unidas dice que 2.700 personas han muerto.

Pero los desertores del Ejército, muchos de los cuales abandonaron sus puestos porque se negaron a disparar a los manifestantes, han creado unidades rebeldes sobre todo en zonas rurales alrededor de Rastan, una población de 40.000 personas situada a 180 kilómetros al norte de Damasco.

"Rastan ha estado formando a militares durante décadas y los soldados desertores tienen mucha experiencia."

Un desertor del Ejército que opera en la provincia de Idlib, al noroeste de Rastan, dijo que sus compañeros en la ciudad usaban tácticas de guerrilla contra las fuerzas leales fuertemente armadas. "Rastan ha estado formando a militares durante décadas y los soldados desertores tienen mucha experiencia. El Asad equivocado si piensa que puede acabar el ataque rápidamente", ha dicho, añadiendo que el terreno agrícola dificultaba que el Ejército tradicional sellara la zona.

El área de Rastan es un terreno de reclutamiento para suníes, que constituyen la mayoría del Ejército, dominado por mandos de la minoría alauí a la que pertenece El Assad. Residentes dicen que al menos 1.000 desertores y residentes armados están luchando contra fuerzas leales a Assad, que cuenta con el respaldo de tanques y helicópteros, según informa Reuters.

Siria dice que más de 700 soldados y policías han muerto en la revuelta, que atribuye a grupos armados respaldados por potencias extranjeras.

En los alrededores de Damasco, los opositores denunciaron la presencia de francotiradores apostados en los edificios para evitar la salida de manifestantes

Más civiles muertos

Al menos 22 personas han muerto hoy y varias han resultado heridas por disparos de las fuerzas de seguridad en una nueva jornada de protestas contra el régimen de El Asad, según opositores y grupos sirios de derechos humanos. El Observatorio y los opositores Comités de Coordinación Local han confirmado la muerte de siete personas en la provincia central de Homs, tres en los alrededores de Damasco y una en Damasco. El número de muertos podría aumentar en las próximas horas, afirmó a Efe el activista sirio y miembro de los Comités, Hozam Ibrahim.

 

Según Ibrahim, las víctimas y mayoría de heridos se concentraron en Homs y Hama debido a que los miembros de seguridad desplegados en estos lugares "no dejan de disparar contra los manifestantes". En estas y otras zonas como la provincia de Rif Damasco (este) o la ciudad de Latakia (noroeste), miles de sirios tomaron las calles para pedir la caída del régimen del presidente El Asad, como viene siendo habitual cada viernes.

En la localidad de Harasta, en los alrededores de Damasco, los grupos opositores denunciaron la presencia de francotiradores apostados en lo alto de los edificios para evitar la salida de manifestantes.

Tensión con Turquía

La dura represión de las protestas de parte del Gobierno de El Asad ha provocado un deterioro de las relaciones con Turquía, que hoy ha advertido de que si sigue adelante con sus planes de prohibir la importación de productos turcos Ankara hará lo propio con los productos sirios.

El Gobierno sirio anunció la semana pasada que prohibirá todos los productos procedentes de la vecina Turquía salvo el grano, los materiales sin procesar y 51 artículos básicos. "Espero que se aseguren de que se corrige este error en el menor plazo de tiempo posible", ha señalado el ministro de Economía turco, de Economía turco, Zafer Caglayan, citado por la agencia Anatolia.

"Esta decisión tendrá un mayor impacto en la economía siria de lo que lo tendría en la economía turca o en ningún otro país. No hay ningún país en el mundo que gestione una economía sin importaciones", ha subrayado Caglayan. Según el ministro, las importaciones sirias por parte de Turquía equivalen a entre 700 y 800 millones de dólares al año.

Más información