Wikileaks filtra los nombres de fuentes diplomáticas junto a decenas de miles de cables

El Departamento de Estado y grupos de defensa derechos humanos temen que la revelación de las fuentes pueda poner a estas personas en peligro

El portal de filtraciones anónimas Wikileaks ha publicado en su página web nuevos cables diplomáticos en los que incluye nombres de personas cuyas identidades se encontraban protegidas por la diplomacia estadounidense, informa el New York Times. El portal fundado por el australiano Julian Assange ha colgado en su web unos 134.000 cables diplomáticos en los últimos días, seis veces más que el total de documentos publicados desde que, en noviembre pasado, comenzara la filtración de informaciones del Departamento de Estado estadounidense.

El Departamento de Estado y grupos de defensa derechos humanos temen que la revelación de las fuentes pueda poner a estas personas en peligro. Advierten de que activistas, periodistas y académicos podrían ser víctimas de represalias, como la pérdida de su puesto de trabajo, persecuciones o incluso acciones violentas. Entre las fuentes que han quedado al descubierto se encuentra un funcionario de Naciones Unidas en África occidental y un activista de derechos humanos que trabaja en Camboya.

Más información
Cita secreta con el hombre que hace temblar al Pentágono

Ya el año pasado, Wikileaks fue muy criticada por revelar nombres de ciudadanos afganos que proporcionaron información de los talibanes a militares americanos.

Las publicaciones responden "al compromiso de Wikileaks de maximizar el impacto y poner la información al alcance de todos", defendió ayer el portal en un comunicado. La organización de Julian Assange añadió que los cables permiten que personas de distintos contextos y nacionalidades los interpreten.

Desde finales de 2010, tanto EL PAÍS como el New York Times, entre otros medios de comunicación, tuvieron acceso a más de 250.000 cables del Departamento de Estado estadounidense a través de Wikileaks. Los documentos fueron citados y publicados por los medios internacionales, pero, por motivos de seguridad, se ocultó la identidad de las fuentes diplomáticas.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
El periodista Julian Assange, fundador de Wikileaks.
El periodista Julian Assange, fundador de Wikileaks.REUTERS
Tiene en jaque al Pentágono. No para de sacar a la luz papeles comprometedores para el Ejército norteamericano. Julian Assange es el guardián de los grandes secretos, el nuevo adalid del periodismo combativo. Wikileaks, el portal que dirige, se ha convertido en el espacio de las grandes filtraciones, en el lugar donde se derriban las verdades oficiales. Los papeles de Afganistán, que mostraban la cara sucia de la guerra en aquel país, y el video de la matanza de doce civiles en Bagdad son sus dos mayores bombazos informativos hasta la fecha. El Pentágono tiene un equipo de 120 personas trabajando para frenar los efectos de sus filtraciones. En Suecia, país que le acaba de denegar el permiso de residencia, le están investigando por dos denuncias de acoso sexual.Vídeo: JOSEBA ELOLA
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS