Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de la mitad de los franceses no desea que DSK vuelva a la política

Las aspiraciones presidenciales del ex director gerente del FMI se han esfumado pese a la retirada de los cargos por violación

La pregunta está en boca de todos desde que el martes la justicia estadounidense anunciara el abandono de los cargos en contra del ex director gerente del Fondo Monetario Internacional, el francés Dominique Strauss-Kahn: ¿Qué papel asumirá ahora el político socialista en plena campaña para las primarias de su partido? Todo indica que quien era el favorito de los sondeos en las presidenciales del año que viene hasta su detención a mediados de mayo ha quedado demasiado tocado para esperar un retorno inminente en política. Así lo confirma un sondeo que se ha hecho público hoy y que señala que más de la mitad de los franceses están en contra de su regreso.

Según la encuesta del instituto CSA, realizada el lunes y el martes y que anticipaba la retirada de los cargos, el 53% de los preguntados respondieron que no desean que Strauss-Kahn "participe en un debate político en los próximos días". Mañana empieza en La Rochelle la universidad de verano del partido socialista, sobre la que sin duda planeará la sombra del caso DSK. La cifra de los contrarios a este regreso se dispara hasta el 61% en el caso de simpatizantes de derechas y cae al 43% entre los socialistas y el 47% entre los de izquierdas en general.

Los encuestadores también han preguntado sobre la implicación deseada de Strauss-Kahn en las primarias socialistas que tendrán lugar dentro de poco más de un mes y que serán precedidas de tres debates televisivos entre los aspirantes a presentarse a las presidenciales por el partido socialista. Tan solo el 23% de los preguntados se pronuncia a favor de algún candidato y el 19% que se presente él mismo a la primaria.

El sondeo confirma así los comentarios de los principales analistas y editorialistas, que apuntan a que la imagen del que es conocido por sus iniciales, DSK, ha quedado dañada de forma irreversibles pese al abandono de los cargos. El propio Jean-Christophe Cambadélis, quien fue su brazo derecho y apoya ahora la candidatura a las primarias de Martine Aubry, reconocía ayer al diario Liberation que "la tesis de un retorno al estilo del conde de Montecristo es un poco novelesca" y recomendaba a su antiguo mentor tomarse un tiempo para ocuparse de él.

De hecho, Strauss-Kahn no está tampoco del todo liberado de la amenaza judicial. En Estados Unidos sigue en curso el proceso civil. Y en Francia, la justicia tiene abierta una investigación preliminar, tras la demanda por tentativa de violación presentada por la periodista y novelista Tristane Banon por unos hechos que se remontan a 2003. A este caso se suma la apertura esta semana de otra investigación judicial en Francia por soborno de testigo, presentada por Thibault de Montbrial, el letrado en París de la limpiadora del Sofitel, Nafissatou Diallo, contra un adjunto del Ayuntamiento de Sarcelles.