Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El concierto que acabó en tragedia

Cinco muertos y unos 70 heridos en un festival de Bélgica por una tormenta

El día era extraordinariamente caluroso y unos 60.000 jóvenes disfrutaban la música. Pero en menos de diez minutos una tormenta acabó con el festival Pukkelpop en la ciudad belga de Hasselt. Una mezcla de lluvia, granizo y viento rompió el pasado jueves árboles, escenarios y carpas. Cinco ciudadanos belgas murieron y unos 70 resultaron heridos, diez de ellos de gravedad.

"Cuando empezó a llover nos alegramos, hacía tanto calor que venía bien", explicó Sara, de 17 años. Sonaba Because of you, del grupo británico Skunk Anansie. Pocos minutos después la llovizna se convirtió en tormenta. "Todos empezaron a correr, se desprendieron ramas grandes de los árboles, una le cayó en la cabeza de una señora mayor", contó la joven belga. Sara se refugió, junto con tres amigas, bajo la barra de un kiosko. Reinaba el caos y el pánico.

Durante no más de 20 minutos se alcanzaron los 36 litros por metro cuadrado, una cantidad que corresponde a la precipitación normal de un mes, según el diario flamenco De Standaard. Las rachas de viento superaban en ocasiones los 80 kilómetros por hora. Elise, de 18 años, se encontraba en el momento de la tormenta sola en su tienda de campaña: "Me acosté y traté de empujar contra el suelo, tenía mucho miedo a que la tienda saliera volando". Encima de una de las tiendas más cercanas a la suya cayó una gruesa rama, pero, por fortuna, estaba desocupada.

Los organizadores del popular festival suspendieron ayer los dos días que quedaban del festival. Los artistas que iban a actuar, como dEUS, Foo Figthers, The National, Good Charlotte o Eliza Doolittle han recordado a las víctimas y han enviado mensajes de apoyo a través de las redes sociales.

"Se veía venir, hacía un calor insoportable en Bélgica y llegó aire frío del Oeste. Sabes que algo irá mal, pero no puedes predecir qué exactamente", explicó el meteorólogo holandés Erwin Kroll en la cadena NOS. "Tuvieron mala suerte, si la tormenta hubiese ocurrido un kilómetro más adelante, puede que solo se haya destrozado un montón de heno. En el festival habría llovido a cántaros, nada más".

La alcaldesa de la ciudad de Hasselt, Hilde Claes, ha alabado la labor de los servicios de emergencia y de la organización del festival. La fiscalía de Hasselt, sin embargo, investiga si hubo errores en la prevención.