Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama invita a los ciudadanos a dirigirse a sus representantes en el Congreso por medio de Twitter

El presidente lleva a la Red su campaña para impulsar un acuerdo que evite la suspensión de pagos en EE UU

"Si quieren ver un acuerdo entre los dos partidos -una ley que pueda superar la votación de las dos cámaras del Congreso- díganselo a sus representantes. Llamen por teléfono. Envíen un correo electrónico, tuiteen, presionen a Washington y podremos superar esto".

Barack Obama acababa de pedir a los ciudadanos, durante una rueda de prensa, que se dirijan a los políticos a través de la red social Twitter. En Estados Unidos es común llamar directamente a las oficinas de congresistas y senadores para trasladar un comentario, agradecimiento o denuncia. También es normal hacer campañas para inundar los contestadores telefónicos con mensajes de apoyo o rechazo a una propuesta legislativa en concreto.

Pero pedirlo a través de Twitter es nuevo. Dos horas después de su comparecencia en la Casa Blanca para hablar del bloqueo político en el que está inmerso el país, empezaron los mensajes. Nadie esperaba que la cuenta del presidente tomara la iniciativa. "Lo de dar prioridad al propio partido se ha terminado. Si quieres un compromiso bipartidista, díselo al congreso. Llama. Envía emails, tuitea", firmado "Barack Obama". Y por si no quedaba claro: "Ya han oído al presidente. Esto es lo que vamos a hacer: a lo largo de todo el día vamos a publicar los nombres de usuarios de los legisladores republicanos", decía un segundo mensaje, esta vez ya sin firmar por el mandatario estadunidense.

Como candidato presidencial, Obama basó gran parte de su campaña electoral de 2008 en el poder de las redes sociales. En Facebook agrupó y contagió de entusiasmo a miles de voluntarios de todo el país. En Twitter anunció su victoria la noche del 4 de noviembre. Durante los primeros años de su mandato, el trabajo con las redes sociales fue menos intenso, hasta que esta primavera celebrara una entrevista en Facebook y poco después en Twitter. También anunció que escribiría él mismo algunos de los mensajes.

Quienes pensaron que las redes sociales solo sirven a los políticos para hacer campaña, se equivocaron. La rapidez de reacción y flexibilidad del equipo de nuevos medios de la Casa Blanca -acostumbrada a contestar preguntas en Twitter- ha demostrado hoy que también se puede hacer política. Y que se puede pedir a los ciudadanos que presionen a sus representantes políticos y conseguirlo inmediatamente.

Los mensajes del equipo de Obama durante toda la mañana han sido claros. "Republicanos de Arizona en Twitter: @RepGosar, @RepTrentFranks, @benquayle, @RepDavid, @JeffFlake". "Si vives en Alabama, pide a @SenatorSessions y @SenShelbyPress que apoyen un acuerdo entre los dos partidos para resolver la crisis de la deuda".

"No nos olvidaremos de que ustedes se han olvidado de todos los que les votamos", contestaba una ciudadana a todos los legisladores del Estado de Florida. "Compromiso: resolver diferencias gracias a concesiones mutuas y alcanzando un acuerdo", decía un usuario a la representante Ileana Ros-Lehtinen.

Poco después de que comenzaran los mensajes de @barackobama una periodista de The New York Times preguntó en Twitter cuál sería la palabra con la que etiquetarlos. El sistema de esta red social permite incluir términos clave en los mensajes, conocidos como "#hashtags", y que luego facilitan su búsqueda. La Casa Blanca ha contestado rápidamente. La palabra clave era #compromiso. Es una de las más utilizadas por el presidente en toda la legislatura y especialmente en estos días. Pide el compromiso de todos los políticos para que pongan en un segundo plano su ideología y lleguen a un acuerdo por el bien de la economía del país.

Los republicanos no han tardado en reaccionar. "Agradezco sus comentarios. Por favor, sigan compartiendo sus ideas sobre el límite de la deuda. Estaremos aquí todo el fin de semana", escribió el representante Mario Diaz-Balart. Antes había distribuido en Twitter los datos sobre el crecimiento de la economía estadounidense, cada vez más lento. "Esto demuestra que subir los impuestos [como propone el presidente] no es la solución".

Otros han contestado a Obama con la misma moneda. Tom Rooney, republicano por el Estado de Florida le ha dado las gracias por todos los nuevos seguidores y ha aprovechado para compartir con ellos el plan del presidente para acabar con la deuda: un link a una página en blanco.

El bloqueo político que vive en este momento el gobierno estadounidense ha sido provocado, entre otras cosas, por la división interna del partido republicano. Anoche una minoría de legisladores del Tea Party dejaba en evidencia a su líder John Boehner, que no conseguía los votos necesarios para aprobar su plan contra la deuda por considerarlo demasiado moderado. El país sigue pendiente de las votaciones que, previsiblemente, tendrán lugar esta noche.

Obama tampoco ha conseguido estos días convencer a los legisladores de que lo que quieren los ciudadanos no es una pelea política, sino una solución. Ni siquiera con datos de encuestas en la mano. Esta mañana, en lo que podía haber sido una rueda de prensa cualquiera, ha dado un paso más, animando al activismo ciudadano en las redes sociales. Pronto sabremos si da resultado.