Condenado a ocho años un ejecutivo español que trabajó para Mijaíl Jodorkovski

Antonio Valdés-García declarado culpable (en ausencia) del robo de 13.000 millones de dólares

El español Antonio Valdés-García, que dirigió una de las compañías afiliadas a la petrolera Yukos, ha sido condenado en ausencia a 8 años de prisión en régimen severo por un tribunal de Moscú. El tribunal ha considerado a Valdés-García culpable del robo de 13.000 millones de dólares y lavado de dinero negro por 8.500 millones de dólares, cantidades que eran producto de la comercialización de hidrocarburos por parte de Fargoil, una empresa perteneciente a las estructuras de la desaparecida Yukos.

Valdés-García nació en 1971 en Moscú como hijo de un "niño de la guerra" español y de madre rusa. Para las autoridades rusas es ciudadano ruso (su segundo apellido es Seibatdálov) y para las españolas, español, nacionalidad que tiene desde 1997. El ejecutivo, que había dirigido Fargoil, fue protagonista de una aventura singular todavía no aclarada. Huyó de Rusia en el verano de 2003 en plena campaña de acoso y derribo contra la petrolera Yukos, cuyo fundador y máximo dirigente, Mijaíl Jodorkovski, fue detenido en octubre de 2003. En el verano de 2005, cuando Jodorkovski había sido ya condenado a 9 años de prisión, Valdés-García viajó de Madrid a Moscú como resultado de un pacto con la Fiscalía de Rusia, aparentemente para actuar como testigo (y no como acusado) en el segundo proceso que se preparaba ya contra Jodorkovski. Estando bajo custodia de la Fiscalía rusa, Valdés-García apareció en septiembre de 2005 en una clínica de Moscú, salvajemente golpeado, con una conmoción cerebral, la nariz rota y sin dientes.

Más información
Putin estrecha el cerco a la petrolera Yukos
Desaparecido en Moscú

La versión de las autoridades rusas fue que se había caído por una ventana. Después, andando con ayuda de muletas, Valdés-García comparecería ya ante los tribunales de Moscú en calidad de acusado. Sin embargo, el 2 de enero de 2007, pese a sus problemas de movilidad, consiguió escapar en misteriosas circunstancias de los agentes que lo custodiaban en su apartamento de Moscú. Posteriormente, reapareció en Madrid donde redactó una declaración culpando a sus interrogadores en Rusia por torturas y malos tratos. Este documento fue presentado por los abogados de Jodorkovski durante el segundo proceso contra el magnate. España ha denegado la extradición de Valdés-García solicitada por Rusia. Según el tribunal Basmanni que lo juzgaba, Valdés-García cometió delito de robo al comprar crudo a precios artificialmente rebajados y venderlo al extranjero a precios que superaban en un 200% y un 250% el precio de compra, de acuerdo con un esquema organizado por Mijaíl Jodorkovski y Platón Lébedev, ex dirigente del grupo financiero Menatep.

Según la sentencia del tribunal, Valdés-García formaba parte de una banda delictiva a la que pertenecía también Vladímir Malájovski y Vladímir Pereverzin, condenados anteriormente a 11 años y 12 años de prisión en régimen severo. El fiscal había pedido para el español 13 años de reclusión en un penal de régimen severo. Mijaíl Jodorkovski y Platón Lébedev, declararon como testigos en el caso de Valdés-García y negaron que éste hubiera robado o legalizado dinero negro, porque, según ellos, se limitaba a cumplir las decisiones de sus superiores en la compañía.

El juez lee la sentencia del empresario ruso-español Antonio Valdés García durante la sesión celebrada en el tribunal de Basmanny, Moscú, Rusia.
El juez lee la sentencia del empresario ruso-español Antonio Valdés García durante la sesión celebrada en el tribunal de Basmanny, Moscú, Rusia.SERGEI ILNITSKY (EFE)
Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS