Dimite el ministro francés acusado de agresión sexual

Tras el escándalo desatado por la detención de Dominique Strauss-Khan, el 'caso Tron' era insostenible para el Gobierno Sarkozy

El secretario de Estado de la función pública francés, Georges Tron, acusado de agresión sexual por dos exempleadas del ayuntamiento de Draveil, del que es alcalde, ha anunciado esta mañana su dimisión del Gobierno de Nicolas Sarkozy. El político, con rango de ministro, ha manifestado su voluntad de demostrar su inocencia, tras varios días de polémica. Apenas dos semanas después de la detención en Estados Unidos por agresión sexual del director del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Khan, quien se perfilaba como candidato socialista a las presidenciales y encabezaba los sondeos, el caso Tron se había convertido en insostenible para el Ejecutivo.

En una carta remitida al presidente conservador Nicolas Sarkozy, Tron, de 53 años, indica su intención de "defender su inocencia, luchando en contra de las acusaciones vindicativas de dos antiguas colaboradoras", las cuales habían sido despedidas por diversos motivos. El primer ministro, François Fillon, celebra en un comunicado el "coraje y el sentido de la responsabilidad" de Tron, "quien ha hecho así prevalecer el interés general". "Esta decisión le permitirá ocuparse ahora de su defensa en toda libertad", añade.

Más información
Un ministro de Sarkozy investigado por acoso sexual
Europa afronta otro momento de la verdad
La ropa de la camarera tenía restos del ADN de Strauss-Kahn
La dimisión de Strauss-Kahn

Dos antiguas empleadas del ayuntamiento de Draveil, de 34 y 36 años, presentaron una demanda por "acoso sexual" el pasado martes y fueron interrogadas el jueves por la policía, aunque la fiscalía investiga si los hechos pueden ser considerados como agresión sexual y violación. Las dos mujeres, de las que se desconoce la identidad, acusan a Tron, adepto de la reflexología podal, de haberles realizado unos masajes en los pies que habrían degenerado en agresión sexual. Los hechos se remontarían a entre 2007 y 2010. El político no ha sido de momento formalmente inculpado.

En un país todavía sacudido por el escándalo de Dominique Strauss Khan, el caso de Tron ha ido creciendo día a día provocando un creciente malestar en el seno del partido en el poder, la Unión por un Movimiento Popular, y del propio Gobierno. El mismo domingo por la mañana, el ministro de Asuntos Exteriores, Alain Juppé, invitaba al secretario de Estado a "tomar sus responsabilidades". Pero hasta el último momento, su entorno más directo repetía que el político no pensaba dimitir, salvo si se lo pedía directamente el presidente Sarkozy o el primer ministro Fillon.

Nombrado en marzo de 2010, tras la derrota de la UMP en los comicios regionales, Tron era cercano a Dominique de Villepin, el gran enemigo político de Sarkozy en su propio partido. Sus funciones pasan a ser asumidas por el ministro del Presupuesto y portavoz del Gobierno, François Baroin, por lo que su puesto no será reatribuido. Tron mantiene su cargo de alcalde de Draveil, que ocupa desde 1995.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Imagen de archivo del dimitido secretario de Estado de la Función Pública, Georges Tron, durante una sesión de preguntas al Gobierno en la Asamblea Nacional en octubre de 2010.
Imagen de archivo del dimitido secretario de Estado de la Función Pública, Georges Tron, durante una sesión de preguntas al Gobierno en la Asamblea Nacional en octubre de 2010.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS