Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sexo, mentiras y delitos de los poderosos

Crímenes y escándalos sexuales han debilitado gobiernos y enterrado carreras políticas en ambos lados del Atlántico

Sexo y poder no son extraños. Otra cosa es el delito de violación. La historia está llena de escándalos sexuales que han derribado a gente poderosa y privilegiada. Pero no conviene equivocarse. Si el director gerente del Fondo Monetario Internacional, el francés Dominique Strauss-Kahn, es declarado culpable de un delitode agresión sexual a una camarera en un hotel de Nueva York, sería un caso casi único.

El también aspirante a la presidencia francesa fue acusado el domingo de una agresión sexual, detención ilegal e intento de violación en la ciudad de Nueva York después de que una camarera que trabaja en un hotel donde él se alojaba le acusase de asaltarla. "La política, el poder y el acoso sexual sin duda tienen una larga historia", asegura Michele Swers, profesor asociado de la Universidad de Georgetown. "Este es un intento de violación penal y creo que es un orden de magnitud diferente", señala.

No escasean los líderes poderosos que cayeron por escándalos sexuales. Tampoco los Gobiernos o carreras políticas golpeados en ambos lados del Atlántico hoy, y en épocas pasadas. Entre los más famosos, se encuentra el escándalo Profumo, en 1963, cuando un secretario de guerra británico se vio obligado a renunciar por tener un romance con una prostituta vinculada con el espionaje ruso.

El caso de Strauss-Kahn, no obstante, lejos de ser un affaire extramatrimonial, traspasa la frontera del delito penal. ¿Es posible que se sienta invencible, por encima de la ley, un acusado de abuso de poder? El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, el expresidente de EE UU Bill Clinton, el exgobernador de Nueva York Eliot Spitzer y el candidato republicano para la carrera a la Casa Blanca Newt Gingrich son solo algunos de los poderosos que se han enfrentado a ese tipo de control, aunque ninguno tuvo que responder a las acusaciones de crímenes violentos.

"El poder es un afrodisíaco, como es bien sabido, y sabemos también que el poder en un sentido es a menudo una presunción de poder en otro sentido", afirma James Walston, profesor de política italiana en la Universidad Americana de Roma. "Así que una persona que es el jefe del FMI podría pensar que puede salirse con la suya. Ciertamente Berlusconi parece pensar de esa manera".

Los casos de Il Cavaliere

Berlusconi, de 74 años, una figura destacada del centro-derecha italiano, se enfrenta a cuatro casos simultáneos de corrupción, fraude fiscal y, lo más sensacional, de mantener sexo con una prostituta menor de edad. Strauss-Kahn no es ajeno a estas preguntas. En 2008, fue investigado por el FMI sobre un posible abuso de poder durante un breve romance con una economista de la organización que era su subordinada. El asunto se cerró de mutuo acuerdo y se aclaró, pero él se disculpó públicamente por "un grave error de juicio".

Francia, como Italia, tradicionalmente es muy tolerante con las relaciones extramaritales, a diferencia de Estados Unidos. Así, la hija extramatrimonial del expresidente Francois Mitterrand asistió a su funeral. Esta vez, sin embargo, los políticos y la opinión pública franceses se han sorprendido. Los cargos "golpearon como un rayo", en palabras del líder del Partido Socialista, al que pertenece Strauss-Kahn. Su esposa, una persona con éxito en los medios de comunicación franceses, ha dicho que "no tiene duda de su inocencia será restablecida".

Condena al expresidente israelí

Es raro ver a un político ir a la cárcel por un delito sexual. El expresidente israelí, Moshe Katsav, fue condenadoen marzo a siete años de prisión por violación cuando era ministro del gabinete a finales de 1990. El primer ministro, Benjamin Netanyahu, dijo al respecto que esto demostró que "ninguna persona está por encima de la ley".

Un patrón que los psicólogos detectan en los altos políticos es una disposición a participar en una cantidad extrema de la asunción de riesgos, según Frank Farley, psicóloga de la Universidad de Temple en Filadelfia. Como el caso de Strauss-Kahn, que de ser cierto, dice Farley, sería un crimen de "riesgo excepcional". "La asunción de riesgos es uno de los ingredientes esenciales de las figuras públicas de gran éxito o líderes y los políticos", cuenta Farley. "Strauss-Kahn (caso) se adapta a esa descripción".

Clinton también encaja en el perfil. Venía de una vida modesta, se enfrentó a muchos altibajos en su trayectoria política a la presidencia, para arriesgarlo todo finalmente cuando tuvo un romance con Monica Lewinsky en la Casa Blanca. John Edwards, candidato demócrata a la presidencia EE UU en 2004 y 2008, derrochó su prometedora carrera por tener un romance con una mujer en su campaña, mientras que su esposa luchaba contra el cáncer. Elizabeth Edwards murió.

Los problemas vienen cuando no reconocen que son humanos, dice Robert Weiss, fundador y director del Instituto de Recuperación Sexual, que se especializa en las relaciones sexuales adictivas. "Si su narcisismo o egoísmo no se corresponde con una buena dosis de humildad, de lo que significa ser humanos... y solo atienden a su intelecto... entonces ellos son una carga de problemas ", afirma Weiss.