Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La guerra en Libia

Los rebeldes toman el aeropuerto de Misrata

Ashton anuncia la apertura de una oficina en la capital rebelde para prestar apoyo en materia de seguridad e institucional a los sublevados

Los rebeldes han cogido ventaja en su lucha particular por la ciudad de Misrata con las fuerzas de Muamar el Gadafi. Según uno de sus portavoces, los aliados del líder libio han tenido que retroceder sus posiciones, dejando por el camino las armas y las municiones, y lo más importante, han perdido el control del aeropuerto.

Según ha contado el rebelde Andel Salam a la agencia AP, las fuerzas antigadafistas han asumido el control total del aeropuerto situado al sur de Misrata tras dos días de combates en los que han muerto cinco personas y 105 han resultado heridas. Los rebeldes lo han liberado "a media mañana" y ha habido "cientos de personas" celebrándolo y realizando disparos, ha informado por su parte la televisión Al Yazira. "Esta es una gran victoria", ha dicho Salam, a la vez que ha confirmado que también intentan avanzar posiciones al oeste de la ciudad, donde está situada Zlitan.

Misrata es el único reducto rebelde en el oeste de Libia y la tercera ciudad más grande del país, a 200 kilómetros de Trípoli. Por su localización, con salida al mar y un aeropuerto, se ha convertido en uno de los puntos estratégicos básicos por ambos bandos para hacerse con el control del país. Poco antes de que los rebeldes ganaran posiciones en Misrata, el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, condicionó la declaración de un "alto el fuego inmediato y verificable" al cese de los ataques contra esa ciudad y otras al mando de los rebeldes. El diplomático surcoreano ha contestado así a la petición del primer ministro libio, Al Baghdadi Ali al Mahmoudi, de declarar un cese bilateral de hostilidades bajo vigilancia de Naciones Unidas y la Unión Africana. "Lo primero y más importante es poner fin a los combates en Misrata y en otros lugares" para "facilitar la prestación de las ayudas humanitarias y, paralelamente, de poder continuar con el diálogo político", ha explicado el jefe de la ONU.

La UE abrirá una delegación diplomática en Bengasi

Mientras, la Unión Europea planea abrir una representación diplomática en la ciudad rebelde libia de Bengasi para facilitar la asistencia al consejo de transición que aglutina a los sublevados contra el régimen de Gadafi, ha anunciado hoy la Alta Representante para la política exterior de la UE, Catherine Ashton.

"Pretendo abrir una oficina en Bengasi y así poder avanzar en la prestación de apoyo al pueblo libio para respaldar a la sociedad civil y al Consejo Nacional Provisional de Transición de Libia (CNTP) y asistirles en la construcción de su futuro", ha asegurado Ashton ante el pleno del Parlamento Europeo en Estrasburgo. La jefa de la diplomacia comunitaria ha explicado que entre las funciones de la futura misión comunitaria en Libia estará la de impulsar la reforma de la seguridad y afianzar las nuevas instituciones libias.

La Eurocámara, que reclamó desde el inicio de la crisis libia que la UE reconociera como interlocutor al Consejo Nacional de Transición libio, ha acogido el anuncio entre aplausos. "En Libia mucha gente ha escuchado por primera vez la palabra 'Constitución' referida a su país. Hacía mucho tiempo que los libios querían acabar con el régimen y Europa quiere contribuir a la construcción de una plena democracia", ha dicho la Alta Representante comunitaria.

Ashton, que ha reiterado que Muamar el Gadafi "debe abandonar" el poder, ha apuntado que "todo lo que hace la UE en Libia sigue el hilo conductor de los derechos humanos". La alta representante también ha reiterado la disposición de la UE a desplegar una misión militar de apoyo humanitario en Libia si así lo pide la ONU tras recordar que "el primer objetivo es salvar vidas". "A veces sólo los militares tienen las capacidades para eso. Por eso, si llega una petición de la ONU, estaremos dispuestos a ayudar", ha asegurado.

Por último, Ashton ha valorado la mejora de la colaboración entre la UE y la OTAN, que también ha tomado la decisión reciente de nombrar un representante especial en Bengasi. La jefa de la diplomacia europea ha saludado que "por primera vez" ambas organizaciones están intercambiando información sobre las operaciones militares en Libia, cuyo mando asumió la Alianza el pasado 31 de marzo.

La Unión Europea reconoció el pasado marzo al gobierno rebelde libio como interlocutor político privilegiado al tiempo que negó toda legitimidad a la dictadura de Gadafi, después de que lo hicieran de forma unilateral Francia y Reino Unido. No obstante, fuentes comunitarias siguen viendo más incógnitas que certezas en el consejo rebelde. Se corre el riesgo de que Gadafi acabe por recuperar el terreno perdido ante los rebeldes y la UE se encuentre vinculada a un grupo ineficaz aislado en un rincón del país o en el exilio.