Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La guerra invisible de Estados Unidos en Pakistán

Más de 120 ataques con aviones no pilotados estadounidenses se han efectuado en el país desde 2002 según un informe de Naciones Unidas

La guerra invisible de Estados Unidos en Pakistán
ANTONIO ALONSO

Desde los atentados del 11 de septiembre de 2001, la batalla invisible que el Gobierno estadounidense ha llevado a cabo en Pakistán se ha hecho cada vez más evidente. Estados Unidos ha realizado más de 120 ataques con aviones no pilotados desde que en 2002 comenzara su ofensiva contra Al Qaeda, según denuncia un informe de las Naciones Unidas publicado en mayo de 2010. El primer ministro paquistaní, Yusuf Razá Guilani, ha pedido hoy en París ayuda para la lucha contra el terrorismo, en un país, Pakistán, donde está la base principal de la red terrorista y donde la presencia de tropas internacionales brilla por su ausencia, salvo en contadas operaciones militares, como la conocida como Gerónimo y que ha acabado con la vida del líder terrorista Osama bin Laden.

La violencia no ha cesado desde que comenzara en 2001 la guerra en la vecina Afganistán. En uno de los últimos ataques, el pasado 22 de abril, aviones no tripulados en Waziristán del Norte, región que limíta al noroeste con Afganistán, mataron a 23 personas, entre ellos, cinco niños y cuatro mujeres. El bombardeo se materializaba en un momento clave: un día después de la reunión del almirante estadounidense Mike Mullen y el general paquistaní Ashfaq Parvez Kayani en la que se buscaba una solución a la violencia que viven las tropas internacionales en Afganistán en la zona fronteriza al norte tribal de Pakistán.

La principal característica de los aviones no tripulados es su autonomía y capacidad para actuar con discreción. Llamados también UAV (Unmanned Aerial Vehicle, en inglés: Vehículo Aéreo No Tripulados) son naves espía que sobrevuelan una zona, provistos de cámaras, y que envían en tiempo real imágenes a la base desde donde son teledigiridos. Permiten, por tanto, ver sin exponerse y seguir un objetivo desde 25.000 pies de altura, camuflados en un color cielo que hace difícil su localización, aunque el zumbido que provoca su vuelo se escuche. Es una técnica usada por los Estados Unidos desde la Guerra del Golfo y que incluso ha sido permitida y utilizada en la ofensiva aliada en Libia, en la Operación Amanecer de la Odisea.

Lo que más preocupa a la comunidad internacional, en un país que es base fundamental de la red terrorista Al Qaeda, son las víctimas que estos bombardeos selectivos provocan. Más de 2.300 personas han muerto desde 2004, según el instituto New America Foundation, de los que más de 1.800 eran militares y un 20% civiles, en el estudio realizado por esta mismo organismo sobre los ataques en el país. En 2010 mueren 794 personas, de las que 46 son civiles y se convierte en el año más sangriento hasta ahora, según las mismas fuentes. Las amenazas "creíbles pero no específicas" de ataques contra puntos estratégicos en Europa de cédulas de la red terrorista talibán son la perfecta excusa para el incremento de estos ataques, según contaron fuentes oficiales a The Washington Post en septiembre de 2010.

Estos ataques, sin embargo, parecen no haber tenido "un gran efecto" en la habilidad para montar operaciones en Pakistán y Afganistán o "reclutar occidentales" y tampoco tienen el elemento de "sorpresa" que hasta ahora, según el informe The Year of the Drones de Katherine Tiedemann y Peter Bergen, autor del libro The Osama bin Laden I Know y analista político en la cadena CNN. En el mismo estudio también se apunta la no utilización de estos ataques contra el principal objetivo: el terrorista más buscado. Sin embargo, el número dos de Al Qaeda, el médico egipcio Ayman al Zawahiri, estuvo apunto de ser alcanzado en un pueblo situado en la frontera entre Pakistán y Afganistán en 2006 con un bombardeo ordenado por la CIA. Ahora y tras la muerte de Osama bin Laden, después de diez años de los atentados en suelo estadounidense, se ha vuelto a abrir el interrogante sobre la continuidad de la operación contra el terrorismo en el país y la justificación de estos ataques selectivos.

Los cinco ataques más importantes en Pakistán

La campaña con aviones no pilotados de la CIA en la zona paquistaní se ha intensificado desde el verano de 2008. Se estima que la flota aérea de los aviones teledirigidos del ejército estadounidense en la frontera afgano-pakistaní ha producido más de 700 víctimas mortales. Estos son los cinco bombardeos más importantes:

.- 24 de junio de 2009: Más de 60 personas pierden la vida en un doble ataque en Ladha, una remota localidad de Waziristán del Sur, provincia paquistaní fronteriza con Afganistán.

.- 17 de diciembre de 2010: 51 personas mueren en un triple ataque de aviones espía estadounidenses contra supuestos objetivos insurgentes en la región tribal paquistaní de Khyber, fronteriza con Afganistán.

.- 17 de marzo de 2011: Más de 40 personas mueren tras el ataque sobre la ciudad de Miranshah, en la región de Waziristán del Norte.

.- 22 de abril de 2011: Al menos 23 personas mueren en Waziristan del Norte en un ataque estadounidense contra una base militar, en la que también murieron cinco niños y cuatro mujeres.

.- 14 de enero de 2011: Dos misiles provenientes de un avión estadounidense no tripulado matan al menos 12 milicianos en Pakistán.

Más información