Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:LUIS ROJAS MARCOS, PSIQUIATRA

"La justicia no es tan limpia como nos gustaría"

El psiquiatra sostiene que la muerte de Bin Laden supondrá un cambio importante para los familiares de las víctimas del brutal ataque suicida

La muerte de Osama bin Laden no es una noticia fácil de procesar para los que vivieron más directamente la tragedia del 11-S. En unos casos, ayudará a sanar más rápido las heridas abiertas. En otros, las reabre. Y hay quién lamenta no haber visto el cuerpo inerte del ideólogo de Al Qaeda. Pero como señala el psiquiatra español Luis Rojas Marcos, que vivió de lleno el trauma como responsable de los hospitales públicos de Nueva York, cargo al que accedió durante la Alcaldía de Rudy Giuliani, en cualquier caso supondrá un cambio importante para los familiares de las víctimas del brutal ataque suicida.

Pregunta.- ¿Cómo se explica esta mezcla de júbilo y reflexión?

Respuesta.- No cabe duda de que la venganza o la necesidad justicia son sentimientos muy humanos, que tienen la intensidad de la pasión. Para muchas personas, su muerte representa la conclusión de un capítulo muy largo. Es como una inyección de realismo de lo que supone la revancha. Aunque como decía Martin Luther King, el ojo por ojo y el diente por diente pueden dejarnos ciegos.

La sociedad tiene una necesidad de castigar al culpable del delito, y eso no ha disminuido con el paso de los años. Quizás lo haya hecho respecto a la crueldad del mismo. Por eso, al cumplirse la necesidad de satisfacer el sentimiento de la justicia eso ayudará a muchos a cerrar las cuentas, habrá como una especie de regocijo. La justicia no es tan limpia como nos gustaría.

P.- ¿Puede ayudar a las víctimas qué se sepa el detalle de cómo murió Osama Bin Laden?

R.- Sí, desde varios puntos de vista. Por un lado, hay personas que no se creen que esto sea verdad, porque siempre hay un factor de sospecha. A ellos les ayudará a poner conclusión a su sentimiento de necesidad de justicia. Por otro, el saber cómo muere una persona es una de necesidad. Pero es importante no caer en lo macabro al dar los detalles.

P.- ¿Existe el riesgo de que se reabran las heridas?

R.- Las heridas van cicatrizando con el tiempo, y la memoria de lo sucedido pierde intensidad. La gran mayoría superó ya el trauma emocional en el segundo año; vuelven a disfrutar de su vida, de su trabajo y de su familia. Eso no significa en todo caso que hayan olvidado. Y no todos se curan de la misma forma, aunque los necesitados de ayuda son una minoría mínima.

P.- ¿Simbólicamente es importante?

R.- Por su puesto. La caza y captura de Osama Bin Laden fue la base para justificar la guerra de Afganistán, que todavía sigue. Es un rastro de años y miles de muertos. Y si además ocurre cerca del décimo aniversario del 11-S. Los aniversarios tienen un impacto emocional, incluso inconscientemente. Te pueden hacer recordar los momentos, imágenes y sensaciones de aquel día. Por eso su muerte es actúa como si adelantara una fecha tan señalada.