Japón aprueba un presupuesto de emergencia de 32.000 millones de euros

El Congreso de este país pretende, con este dinero, iniciar la reconstrucción tras el terremoto del 11 de marzo

La cámara baja del Parlamento japonés ha aprobado hoy un primer presupuesto de emergencia para iniciar la reconstrucción del país, necesaria tras la devastación provocada por el terremoto y posterior tsunami del pasado 11 de marzo. La cantidad aprobada asciende a 32.700 millones de euros (48.500 millones de dólares), destinada a la fabricación de viviendas temporales para las personas que a consecuencia del fuerte seísmo se quedaron sin hogar, además la retirada de escombros. Es la primera partida de varios paquetes de ayuda, si bien los daños totales causados por la catástrofe se estiman en unos 200.000 millones de euros (300.000 millones de dólares). Este será el mayor esfuerzo que enfrenta la economía nipona en los últimos 60 años.

Más información
El mayor terremoto registrado en Japón deja ya cientos de víctimas
La OCDE descarta una recesión duradera en Japón tras el terremoto
S&P amenaza con rebajar la nota de solvencia de Japón
El terremoto desplaza a Toyota del liderazgo de producción de automóviles
Japón anuncia que revisará su política energética tras la tragedia de Fukushima

Tras la aprobación hoy del Congreso, el próximo lunes esta partida tendrá que ser ratificada por el Senado. Si bien la cámara alta está controlada por los partidos de la oposición al Gobierno, se espera que el paso de esta propuesta por el Congreso sea de mero trámite, ya que los diputados de la oposición ya han confirmado que votarán a favor de la propuesta.

Sin embargo, los analistas estiman que la batalla política para la aprobación de las siguientes partidas, según vaya afectando la crisis provocada por esta situación a la ya de por sí deficitaria economía japonesa. El Primer ministro, Naoto Kan, en entredicho por su manejo de la crisis, ha dicho que Japón podría necesitar una nueva emisión de bonos para adquirir una financiación complementaria que, en caso de no ser aprobada, debilitaría aún más su presidencia.

El último revés que ha vivido el jefe del Ejecutivo ha sido la renuncia en uno de sus consejeros en materia atómica, que dimitió ayer entre lágrimas como protesta por lo que, según él, ha sido un mal manejo de la crisis por parte del Gobierno. "El gabinete del Primer Ministro y la administración ha tomado decisiones improvisadas, ignorando los procedimientos adecuados", dijo Toshiso Kosako ayer, profesor de seguridad antirradiación en la Universidad de Tokio.

El terremoto y posterior tsunami del pasado 11 de marzo es la peor tragedia que ha sacudido a Japón desde la Segunda Guerra Mundial. La cifra de fallecidos asciende ya a 28.000 personas. La catástrofe, además, ha dejado una secuela que aún no se resuelve: una crisis nuclear en la planta situada en Fukushima, una de las provincias más afectadas por el seísmo.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Un grupo de voluntarios ayudan a limpiar un cementerio en el templo de Jionin, en la provincia de Miyagi (noreste de Japón), una de las zonas más afectadas por el terremoto.
Un grupo de voluntarios ayudan a limpiar un cementerio en el templo de Jionin, en la provincia de Miyagi (noreste de Japón), una de las zonas más afectadas por el terremoto.HIRO KOMAE (AP)

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS