Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El régimen sirio reprime las protestas con una nueva matanza

Al menos 24 personas mueren en manifestaciones por todo el país.- Los Hermanos Musulmanes llaman por primera vez al pueblo a tomar las calles.- El Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas condena la represión y EE UU aprueba nuevas sanciones

Al menos 24 personas han muerto hoy en Siria en una nueva jornada de protestas contra el régimen de Bachar el Asad, aunque algunas organizaciones humanitarias como el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos han denunciado que la cifra de muertos puede ser incluso el doble. Así, la ONG asegura que los muertos son 48, incluyendo 13 en la localidad de Rastan, cercana a Homs (centro del país). Las protestas se han reproducido por ciudades de toda la geografía siria, incluyendo Damasco, y la violenta respuesta del régimen le ha valido una condena del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, así como sanciones por parte de EE UU y la Unión Europea.

En la localidad meridional de Deraa, considerada el corazón de la revuelta siria, han muerto al menos 15 manifestantes por impactos de bala, según una fuente médica del hospital de Tafas. Otras 38 personas, según la agencia Reuters, han ingresado en el hospital con heridas. Al recuento de fallecidos habría que unir otros nueve en Homs, según ha contado a France Presse un militante opositor en esa ciudad del centro del país. Y también las denunciadas hechas en Facebook por activistas sirios de las agrupaciones Sham y La revolución contra Bachar el Asad. Según estas dos redes opositoras, al menos otras cuatro personas han muerto en el puente de Saida cuando intentaban traspasar el cerco alrededor de Deraa.

Cuatro días de violencia

La ciudad del sur de Siria lleva cuatro días bajo los ataques de las fuerzas de seguridad. En ese periodo, al menos 83 personas han muerto según el activista pro derechos humanos Tamer al Jahamani, sin contar las víctimas de hoy. Según este reconocido abogado, en varias morgues de Deraa se acumulan los cadáveres, que incluyen a mujeres y niños. "Hemos contado 83 cuerpos, muchos almacenados en las cámaras frigoríficas. Muchas de las balas les alcanzaron en la cabeza o el pecho, lo que indica que los disparos provenían de francotiradores", ha relatado al Jahamani a Reuters.

La cerrazón del Gobierno sirio ha provocado que, durante las protestas, los activistas tengan una gran influencia en la información que llega a los medios internacionales, a los que no se permite entrar. Miles de sirios han respondido al llamamiento de los Hermanos Musulmanes y han exigido en las calles del país la salida de El Asad, pese al despliegue de fuerzas de seguridad y a la dura represión de las protestas en las últimas semanas, que había causado hasta hoy unos 500 muertos.

Deraa, como viene siendo habitual, ha registrado el mayor número de víctimas, también en el lado policial, según las denuncias del régimen. Una información de la agencia estatal Sana, recogida a su vez por France Presse, señala que cuatro soldados han muerto en esa ciudad y otros dos han sido secuestrados por los opositores.

Gran protesta en la capital

Más al norte, en Damasco, alrededor de 10.000 personas, según cálculos de la agencia Reuters a partir del relato de participantes en las protestas, han marchado por las calles en contra del régimen en la que sería la mayor manifestación en la capital siria desde el inicio de la revuelta hace seis semanas.

La marcha, además, se ha acercado por vez primera al corazón de la ciudad, ya que ha comenzado en el barrio viejo de Midan y se ha ido extendiendo por sus alrededores hasta que las fuerzas de seguridad han logrado dispersarla con el lanzamiento de gases lacrimógenos. Vehículos con ametralladoras y guardias republicanos en uniforme de combate patrullaban la carretera de circunvalación de Damasco. "¡El pueblo quiere la caída del régimen!", gritaban los manifestantes en el barrio de Saqba, en la capital, según un testigo citado por Reuters.

Llamamiento de los Hermanos Musulmanes

Se han registrado protestas en ciudades como Homs y Hama (centro del país), Banias (costa mediterránea) y Qamishly (este). Los testigos han informado también de disparos en la localidad costera de Latakia. Mientras, ante la represión en Deraa, varios autobuses se dirigían a pueblos cercanos para intentar converger en distintas marchas. "Hay francotiradores en los tejados que disparan a todo lo que se mueve. Están impidiendo que la gente vaya a las calles", ha relatado Abu Mohammad a la cadena Al Yazira.

Los Hermanos Musulmanes pidieron ayer por primera vez a los ciudadanos que tomasen hoy las calles para reclamar mayores libertades, mientras el Gobierno advertía a la población sobre las consecuencias de hacerlo. "Las leyes en vigor en Siria serán aplicadas para servir a la seguridad y la estabilidad de la patria", había avisado hoy un portavoz del Ejecutivo.

La agrupación islamista, prohibida en Siria y blanco preferente de la represión del presidente, ha animado a los ciudadanos a exigir más libertad en las calles este viernes. "No dejéis al régimen asediar a vuestros compatriotas. Cantad con una sola voz por la libertad y la dignidad. No permitáis que el tirano os esclavice", reza el manifiesto enviado este jueves a la agencia Reuters.

Aproximadamente medio millar de personas han muerto a manos de las fuerzas de seguridad en las revueltas, según la organización pro derechos humanos Sawasiah. Decenas de miles de personas participaron en los multitudinarios funerales por el casi centenar de muertos del pasado día 22. Unos 200 miembros del partido Baaz, del presidente El Asad, presentaron este miércoles su dimisión en la provincia de Deraa por la represión de las últimas concentraciones.

Los Hermanos Musulmanes operan en Siria, Egipto, Palestina, Jordania, y los países del Golfo. Fundada en Egipto en 1928 por Hassan el Banna, se trata de la organización integrista más antigua e influyente del mundo árabe y musulmán. La facción siria sufrió una brutal masacre en 1982, en la localidad de Hama, a manos del Ejército de Hafez el Asad, el padre del actual presidente.

Condena internacional y sanciones

El Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas se ha reunido de urgencia en Ginebra para analizar la situación de este país y ha votado una resolución. La reunión, a propuesta de EE UU y sin apoyo de ningún país árabe, ha sacado adelante un texto que condena el régimen de El Asad y pida la apertura de una investigación internacional sobre la represión de las manifestaciones. La votación se ha saldado con 26 votos a favor (los de EE UU y todos los países de la Unión Europea presentes en el organismo, entre otros), nueve en contra y siete abstenciones. Cinco países (entre ellos, Jordania, Catar y Bahréin) se han ausentado del encuentro.

Durante la sesión, la alta comisionada adjunta, Kyung-wha Kang, ha denunciado las brutales prácticas del régimen sirio. "Ciudades enteras han sido asediadas, se han desplegado tanques y bombardeado zonas densamente pobladas, se ha impedido la distribución de alimentos, se ha cortado el acceso a la electricidad", ha descrito. De acuerdo a los datos citados por Kyung, "las organizaciones de derechos humanos han documentado más de 450 asesinatos y en torno a cuatro veces más de heridos".

EE UU ha propuesto un proyecto de resolución por el Consejo que "condena enérgicamente los homicidios, las detenciones y las torturas de que han sido objeto cientos de manifestantes pacíficos por parte del Gobierno sirio" y pide "el envío urgente de una comisión internacional de investigación independiente" con el objetivo de investigar "las supuestas violaciones del Derecho Internacional de los Derechos Humanos" en Siria. El Consejo de Seguridad de la ONU fue incapaz ayer de aprobar una resolución de condena contra el Gobierno sirio apoyada por los países de la UE y EE UU, país que ha impuesto hoy nuevas sanciones contra familiares de El Asad y contra los servicios de espionaje de ese país.

Por su parte, Pierre Vimont, secretario general del cuerpo diplomático de la Unión Europea ha declarado que la UE está cerca de alcanzar el consenso para tomar acciones contra el Gobierno sirio, incluyendo la posibilidad de sanciones. Según fuentes diplomáticas, los embajadores de ls Veintisiete reunidos en Bruselas han acordado un embargo de armas a Siria, entre otras sanciones que se detallarán en los próximos días.