Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia reabre varias horas después el tráfico ferroviario con Italia

Las autoridades galas habían tomado esta decisión para impedir la llegada de emigrantes.- El ministro italiano de Exteriores "protesta firmemente" y formalmente ante París.- Van Rompuy, presidente del Consejo Europeo, pide a los dos países "no exagerar el peligro migratorio"

El tráfico ferroviario entre Francia e Italia se ha reabierto después de que estuviera varias horas cerrado por decisión de las autoridades galas. Francia tomó esta decisión para bloquear temporalmente todos los trenes procedentes de la ciudad italiana fronteriza de Ventimiglia con el fin de impedir una manifestación a favor de los derechos de los inmigrantes, bautizada Tren de la dignidad. El ministro italiano de Exteriores, Franco Frattini, manifestó su "firme protesta" tras conocer esta decisión. En una entrevista a medios franceses, el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, llamó a no "exagerar el peligro migratorio" y recordó la necesidad de cumplir con los tratados europeos en materia de inmigración.

Varias asociaciones italianas y francesas habían previsto embarcar junto a unos sesenta inmigrantes tunecinos a bordo de un tren que salía este mediodía de Ventimiglia, la última estación italiana antes de la frontera, con destino a Niza, en el sur de Francia, en defensa de la libertad de acceso al territorio europeo y para "recordar que ningún ser humano es ilegal". Pero la delegación del Gobierno de Alpes Maritimes anuló todas las salidas desde esta localidad.

La decisión amenaza con tensar un poco más las relaciones franco-italianas. El titular de exterior italiano indicó por medio de un comunicado haber dado "instrucciones al embajador italiano en París de expresar la firme protesta del Gobierno italiano". La nota añadió que el consulado italiano en Niza "va a activar contactos inmediatos con las autoridades locales para obtener explicaciones sobre este asunto".

Por su parte, el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, recordó en una entrevista a tres medios franceses la necesidad de "no exagerar el peligro migratorio" desde la revueltas en el mundo árabe. También llamó la atención sobre la obligación de no violar los tratados europeos en materia de derechos migratorios. "Ni Italia ni Francia, hasta ahora, han hecho nada ilegal. Dicho esto, existe un peligro de no respetar el espíritu del tratado de Schengen, la libre circulación [de las personas]", advirtió.

Repartir a los inmigrantes

La concesión de permisos de residencia temporales -de tres meses- a los tunecinos, para que puedan viajar a los países del área Schengen y visitar a "padres o amigos", es una de las medidas adoptadas por Italia para hacer frente a la ola migratoria recibida desde el norte de Africa desde que se iniciaron las revueltas en la zona a principios de este año. Se calcula que alrededor de 25.000 personas, llegadas principalmente a la isla italiana de Lampedusa, han sido redistribuidas por toda Italia.

Roma, que se ha quejado de la falta de solidaridad y del abandono de la UE para gestionar la crisis, decidió conceder permisos temporales de residencia a aquellos inmigrantes tunecinos que llegaron antes del 5 de abril, mientras que los que llegaron después de esa fecha serán en su mayoría repatriados en base a un acuerdo firmado con las autoridades tunecinas.

La UE, y especialmente Francia y Alemania, han protestado por la concesión de permisos temporales de residencia, que permiten a los emigrantes acceder legalmente a sus países. París aseguró que no era suficiente con tener el permiso expedido por las autoridades italianas, sino que los inmigrantes debían cumplir con otros requisitos como tener un pasaporte, contar con recursos económicos propios y justificar el objetivo de su viaje, entre otros. El Gobierno francés advirtió de que "devolverían" a Italia a los inmigrantes que no cumpliesen con estas reglas.

El ministro italiano de Interior, Roberto Maroni, ha reiterado en una entrevista con el canal de televisión por cable SkyTg24 que "la libre circulación" es posible para todos aquellos que cuentan con un permiso temporal. Depués de la negativa europea a su petición de repartir a los inmigrantes, Italia sugirió incluso romper con la UE si no se logra llegar a un acuerdo sobre inmigración. Maroni ha manifestado hoy, sin embargo, la esperanza de recuperar "relaciones amistosas" con Francia en la cumbre que celebrarán los dos países el 26 de abril.