Berlusconi 'nombra' como hipotético sucesor a Angelino Alfano

En una cena con la prensa extranjera afirma que no tiene ninguna intención de ser presidente de la República

Silvio Berlusconi ya tiene pensado quién será su sucesor al frente del Pueblo de la Libertad. Durante una la cena con 25 corresponsales extranjeros, entre ellos el de EL PAÍS, el primer ministro italiano explicó el martes por la noche, sin nombrarlo, que vería con muy buenos ojos que Angelino Alfano, el actual ministro de Justicia, fuera el próximo candidato a primer ministro.

La afirmación fue bastante hipotética, porque Berlusconi señaló que solo decidirá su futuro una vez acabe la legislatura en 2013, y "dependiendo de lo que digan los sondeos". "Preferiría ser solo el cabeza de lista y seguir siendo el padre noble del partido sin tener un rol activo en el Gobierno", afirmó.

Más información
Crece la tensión entre Italia y Francia sobre los 'sin papeles'
Berlusconi: "Si la UE no logra un pacto sobre inmigración, mejor separarse"
Berlusconi se absuelve a sí mismo de todos los cargos
La oposición intenta evitar la impunidad de Berlusconi
El Parlamento italiano aprueba una ley que libra a Berlusconi de dos juicios
Berlusconi da carpetazo al caso 'Mills' en el Parlamento

"Sé que el cementerio está lleno de gente indispensable, pero para el centro derecha es positivo tener un líder con carisma que se oponga a la izquierda", dijo también Berlusconi.

La cena duró cuatro horas y estaba pactado que las declaraciones de Berlusconi fueran 'off the record', pero nada más acabar la agencia Ansa lanzó un resumen bastante detallado de la velada y el pacto quedó roto. Berlusconi aseguró también que no tiene "ningún, ningún, ningún interés en ser presidente de la República", y volvió a señalar como el candidato más plausible a su número dos, Gianni Letta, "un hombre estimado por todos".

La noche dejó otras revelaciones. Berlusconi habló de la Liga del Norte, el socio que le ayuda mantenerse en el poder, con cierta distancia, e incluso censuró "las expresiones vulgares de Umberto Bossi" contra los inmigrantes. Dijo también que va a ayudar al nuevo Gobierno tunecino "a organizar las listas de los partidos y a redactar la Constitución". Y contó que con Francia no hay ningún problema serio y que sigue siendo "muy amigo" de Sarkozy, al que conoció, recordó con malicia, "cuando él era abogado del grupo Bohigues y yo era accionista del grupo".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

También afirmó que ha apoyado "por completo" la candidatura de Mario Draghi al Banco Central Europeo y que todos los líderes europeos le han dicho que sí. "Menos uno, pero estoy trabajando en ello".

Preguntado por Giulio Tremonti, su ministro de Economía, y por Luca Cordero de Montezemolo, un posible candidato a sucederle, fue meridianamente claro. Afirmó que no tiene dudas de la fidelidad de Tremonti, que es inteligente y riguroso, y que "seguirá en el equipo de Gobierno".

Sobre Montezemolo afirma que le da "terror" que entre en su partido o en el Gobierno. Se nota que sabe que el presidente de Ferrari puede ser su gran rival de cara a una posible reelección. Que, en todo caso, dependerá mucho de cómo se resuelva la gran obsesión de Berlusconi: los juicios que tiene pendientes.

El ministro de Justicia italiano, Angelino Alfano, en la cámara baja del Parlamento en una sesión de ayer.
El ministro de Justicia italiano, Angelino Alfano, en la cámara baja del Parlamento en una sesión de ayer.MAX ROSSI, REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS