Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía china dice tener pruebas de evasión fiscal contra Ai Weiwei

Las acusaciones, difundidas por un periódico controlado por el Gobierno, incluyen bigamia y pornografía

El Gobierno chino empieza a concretar las acusaciones contra el artista y disidente chino Ai Weiwei. La policía asegura que tiene "pruebas firmes" de evasión fiscal por parte del activista, detenido el pasado día 3 cuando se disponía a viajar de Pekín a Hong Kong, y que Ai ha comenzado a "confesar". Y afirma que se le investiga también por bigamia y por distribuir pornografía en Internet, en lo que la familia del artista, que no ha recibido información sobre su paradero desde la detención, califica como un intento de vilipendiarlo.

La información ha sido publicada hoy por Wen Wei Po, un diario de Hong Kong controlado por el Gobierno. Los investigadores, según fuentes anónimas citadas por el periódico, han reunido "una gran cantidad de pruebas de que Ai Weiwei es sospechosos de evadir impuestos, y que las cantidades son bastante grandes".

"Al profundizar en la investigación, las autoridades de la seguridad pública han acumulado testimonios, documentos y pruebas circunstanciales bastante sólidas y Ai Weiwei ha mostrado una actitud bastante buena de cooperación con la investigación y ha empezado a confesar sobre estos temas", afirma el periódico, publicado en chino, y utilizado en ocasiones por Pekín para reflejar su punto de vista en casos controvertidos.

La detención de Ai, un reputado artista contemporáneo conocido por participar en el diseño del estadio olímpico de Pekín, el Nido de pájaro, ha provocado un clamor entre las organizaciones de derechos humanos y varios Gobiernos occidentales. Sus críticas y campañas en Internet contra la censura gubernamental y la falta de libertades le habían colocado desde hacía tiempo en el punto de mira del régimen chino. El arresto, junto con los de varias decenas de disidentes, se ha producido en el marco de la campaña represiva iniciada en febrero ante el temor a un contagio de las revueltas populares árabes.

Pekín tardó cuatro días en reconocer oficialmente que Ai estaba detenido, y se escudó en "delitos económicos", sin dar más detalles ni facilitar el paradero del disidente. El Gobierno ha criticado los llamamientos internacionales a la liberación del artista, al que intentan presentar como un criminal común. "El pueblo chino está perplejo -por qué algunas personas en algunos países tratan a un presunto delincuente como a un héroe", dijo el martes el portavoz del Ministerio de Exteriores Hong Lei a la prensa.

Ahora, a la acusación filtrada por la prensa de evasión fiscal, se suman las supuestas investigaciones por bigamia, ilegal en China, y distribución de pornografía. La hermana de Ai, Gao Ge, denuncia que el Gobierno utiliza el diario de Hong Kong para vilipendiar al artista sin darle posibilidad de contestar.

"No son pruebas. Están utilizando un pequeño periódico para difundir su posición sin dar a Ai Weiwei ninguna posibilidad de réplica", ha dicho su hermana, que ha calificado de "absurda" la acusación de bigamia. "Es claramente illegal retenerle tanto tiempo sin comunicárnoslo", ha añadido en una entrevista telefónica.

También Jin Bianling, la esposa de otro disidente detenido, ha pedido hoy información sobre el paradero de su marido y las causas del arresto. Su esposo, el abogado de derechos humanos Jiang Tianyong, fue detenido hace casi dos meses. "Nunca había desaparecido durante tanto tiempo antes", ha asegurado Jin, que ha hecho una petición por escrito para conocer la situación de su marido.