Dos policías sirios mueren tras un tiroteo en Damasco

El ataque se ha producido en el mismo barrio donde el pasado viernes murieron ocho manifestantes en el enfrentamiento con las fuerzas de seguridad

Al menos dos policías sirios han muerto hoy al ser tiroteados por un grupo armado desconocido en la zona de Kafr Batna, unos de los suburbios de la capital, Damasco, según informa la televisión catarí Al Yazira y la agencia estatal SANA. Los dos agentes, identificados como Hasan Mola y Hamid al Jatib, han sido asaltados por hombres armados mientras patrullaban la zona y murieron a causa de los disparos efectuados por el grupo del que todavía se desconoce la identidad.

Este ataque también coincide con un llamamiento de los grupos precursores de las manifestaciones a través de Facebook para animar a la población a participar en nuevas protestas en los próximos días. El área en el que se ha producido el tiroteo es la misma en la que las fuerzas de seguridad sirias mataron a al menos ocho manifestantes el pasado viernes, según informa la agencia Reuters. Miles de personas se han acercado hasta el funeral de hoy por las ocho víctimas, exhibiendo eslóganes pidiendo desobediencia civil hasta que cese la violencia por parte de la policía estatal.

Más información
Asad cambia el Gobierno y exhibe músculo ante la revuelta democrática en Siria

Desde que comenzaron las protestas a mediados del pasado mes de marzo, ha habido más de cien muertos, entre ellos medio centenar en Deraa, en el sur del país, según los cálculos de organismos de derechos humanos. La organización Human Rights Watch (HRW) ha pedido en un comunicado al presidente sirio que ordene a las fuerzas de seguridad que pongan fin al uso excesivo de la fuerza contra los manifestantes. "Durante tres semanas los cuerpos de seguridad sirios han disparado contra las protestas pacíficas en varios puntos de Siria", dijo la directora de HRW para Oriente Medio, Sarah Leah Whitson, que aseguró que las autoridades, en vez de depurar responsabilidades, han acusado de estos actos a "grupos armados desconocidos".

Por otro lado, Al Asad se ha reunido hoy con personalidades civiles de la provincia kurda de Al Haseka, en el noreste de Siria, para analizar sus problemas y sus demandas, en el marco de sus reuniones con dirigentes de varias provincias. Los representantes de la sociedad civil de Al Haseka subrayaron la importancia de mantener la unidad, la estabilidad y la seguridad del país, en alusión a la revuelta popular que sacude el país.

Estas protestas políticas forzaron la renuncia el pasado 29 de marzo del Ejecutivo de Mohamed Nayi Otri, que fue sustituido cinco días después por el ex ministro Adel Safar, a quien Al Asad encargó formar un nuevo Gobierno.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS