Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia pierde 2,2 millones de habitantes en ocho años

La contracción demográfica se ha producido a causa de un aumento en las defunciones y un menor número de nacimientos

Rusia ha perdido más de 2,2 millones de habitantes (1,6% de la población) en ocho años, según revelan datos preliminares del último censo realizado en octubre de 2010.Según el diario gubernamental Rossískaya Gazeta, la población total es de 142,9 millones en comparación con los 145,17 millones registrados en el anterior censo, en 2002. La mayoría está concentrada en la zona europea, mientras unos 39 millones viven al Este de los Urales. De los 83 territorios administrativos del Estado, 63 registraron reducciones demográficas. La desproporción entre mujeres y hombres ha aumentado también por continuar siendo las expectativas de vida masculinas más reducidas que las femeninas. En Rusia hay 20 millones de mujeres más (76,7 millones ó el 53,7%) que de hombres (46,3% ó 66,2 millones). En 2002 estos porcentajes eran de 53,4% y 46,6% respectivamente. La población urbana es del 73,7%.

El censo parece confirmar la poca influencia que han tenido las campañas emprendidas por el gobierno para incrementar la natalidad.

La contracción demográfica, según ha explicado el jefe de la oficina estatal de Estadística, Alexandr Surínov, se produce a causa de una "reducción natural, es decir una mayor cifra de defunciones que de nacimientos, y sobre el telón de fondo de un sostenido aumento de la inmigración entre ambos censos. Este fenómeno, sin embargo, no ha sido suficiente para compensar el saldo negativo. El censo parece confirmar la poca influencia hasta ahora de las campañas emprendidas por el presidente Dmitri Medvédev y el jefe del Gobierno, Vladímir Putin para incrementar la natalidad. También proyecta dudas sobre el supuesto incremento del bienestar de los ciudadanos. Por considerar que la crisis demográfica supone un desafío para el Estado, el tándem dirigente ha ofrecido incentivos materiales a las mujeres dispuestas a tener un segundo y tercer hijo.

La contracción demográfica más pronunciada correspondió a la región de Magadansk (con un saldo negativo del 14,1%), situada en el distrito federal del Lejano Oriente, que globalmente perdió un 6% de la población. En aquellas regiones, sólo Yakutia (región rica en materias primas) experimentó un saldo positivo (1%), mientras Chukotka, el territorio que fue gobernado por el oligarca Román Abramovich, redujo su población en 1,1%. Los aumentos demográficos son sin embargo notables en zonas siberianas que?como la regióñn de Janti-Mansinsk (6,9%) o la región de Tiumen- se desarrollan gracias al petróleo y materias primas. En el Norte del Cáucaso, donde viven cerca de 9,5 millones de personas, la población aumentó en un 6,3% en su conjunto, llegando a un 15,6% en Daguestán, un 15% en Chechenia y un 8,9% en Karachaevo-Cherkesia, aunque se recortó en un 11,6% en Ingushetia. Moscú, la capital del Estado, con 11,5 millones de personas, incrementó sus habitantes en un 10,9% y San Petersburgo, con 4,8 millones, en un 2,6%.