Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La buena imagen de Brasil es mayor que su poder real en el mundo

México destaca en un estudio como el país más influyente de Latinoamérica

Un análisis pormenorizado de la presencia exterior de un país puede dar resultados "contraintuitivos", de acuerdo con la palabra que utilizó ayer Iliana Olivé, investigadora del Real Instituto Elcano, al afirmar que la impronta de Brasil en el panorama internacional es menor en la práctica de lo que su presencia mediática podría sugerir.

El think tank español presentó ayer un informe que recoge lo que ha llamado Índice Elcano de Presencia Global. Con él pretende medir el posicionamiento internacional de los países, su proyección exterior en los terrenos económico, militar, científico, social y cultural. Aparecen analizados 52 países entre los que se encuentran los 42 con mayor PIB más otros diez que son miembros de la OCDE o la UE. Los resultados se traducen a base 1.000 para ordenarlos en una tabla, en los que el primer clasificado obtiene el valor 1.000 y los demás obtienen valores relativos a esa cifra. En todas las variables medidas por Elcano, y por supuesto en la clasificación final, Estados Unidos obtiene el primer puesto en "presencia global".

Sin dejar de reconocer el espectacular crecimiento de Brasil en la última década, los investigadores de Elcano sitúan a México como el país más influyente de Latinoamérica y el único de la región que se califica para la lista de los 20 países más influyentes del mundo. El índice se realiza por primera vez y con datos de 2010, pero los investigadores prevén actualizarlo cada dos años, y esperan un aumento de la posición de Brasil en la tabla, según indicó ayer Olivé. Ella misma se declaró sorprendida por los resultados del gigante amazónico en el estudio.

"¿Brasil cuándo traspasa fronteras?", dijo Ignacio Molina, investigador principal sobre Europa y coautor del informe. Es decir, aparte de su imponente crecimiento económico, qué intercambio comercial tiene, cuántos inmigrantes recibe, cuántas tropas tiene en el exterior, qué sistema tecnológico o educativo exporta... "Los emigrantes de Argentina, Colombia o Ecuador, vecinos de Brasil, no van a Brasil, sino a Europa", dijo Molina como ejemplo del atractivo real del país.

Una de las principales conclusiones que saca Molina del estudio es que la potencia real de los países emergentes queda muy matizada, aunque la presencia de China en el quinto puesto, "indica una desoccidentalización de la globalización".

"No medimos el poder y la influencia, sino el paso previo a eso", explicó ayer Olivé, investigadora principal en Cooperación Internacional y Desarrollo de Elcano. Las áreas que mide son economía, defensa, migraciones y turismo, cultura y ciencia y ayuda al desarrollo. El dato de presencia global en economía, se miden las exportaciones de materias primas, manufacturas y servicios, la exportación de productos energéticos y la inversión directa del país en el exterior.

Eso explicaría, por ejemplo, el poco peso de Chile en el índice global. Con una clasificación de un 18,9 respecto al valor 1.000 de Estados Unidos, el país austral está a la altura de Nueva Zelanda y Colombia. "Chile es un país pequeño", decía ayer Ignacio Molina. "Hay indicadores económicos con valores muy altos, pero en términos relativos es pequeño". Su economía es potente, pero lo que se mide aquí es el impacto exterior.

Así, en el área de economía de nuevo es México el país latinoamericano con mayor proyección exterior, lo que se explica por su relación con EE UU. El siguiente país de la región es Venezuela, con un valor que es la mitad que el de México. El índice sólo mide el impacto de cada país en el exterior, no al revés.

Para medir la influencia en defensa, Elcano ha medido el número de tropas desplegadas en misión internacional y la capacidad de despliegue militar en el exterior. EE UU lidera la tabla y España aparece en el noveno lugar, pero la diferencia entre países es abismal. Como explicaba ayer Molina, España tiene 2.500 soldados en el exterior y Estados Unidos 330.000.

El índice también tiene en cuenta número de inmigrantes recibidos y turistas. España se clasifica aquí como tercer destino del mundo y México sube hasta el puesto 14. En el área de cultura mide la exportación de audiovisuales, la clasificación olímpica, los estudiantes extranjeros recibidos o las patentes registradas en el exterior. Aquí, México se hunde en la clasificación en favor de Brasil.

Los investigadores Molina y Olivé están probando el modelo de manera retrospectiva, midiendo las mismas variables en años pasados, para poder ofrecer una evolución.