Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Berlusconi nombra ministro a un tránsfuga investigado por mafia

La minicrisis se completa con la salida de Bondi, titular de Cultura: le sustituye el responsable de Agricultura

Silvio Berlusconi ha abierto una minicrisis de Gobierno forzada por la dimisión del ministro de Cultura, Sandro Bondi, y por la nueva composición de su mayoría. El grupo parlamentario Iniciativa Responsable, un pastiche formado por una docena de tránsfugas que fue decisivo para salvar la moción de censura de diciembre y lo sigue siendo hoy, incorpora al Gabinete a un personaje turbio, al que el presidente de la República puso objeciones "institucionales". Se trata de Saverio Romano, un político siciliano democristiano, exdirigente de la UDC, investigado por complicidad con la mafia.

Romano será el nuevo ministro de Agricultura, puesto dejado vacante por Giancarlo Galan, que sustituye a su vez a Sandro Bondi, el ministro de Cultura que abandona el Ejecutivo en protesta por la magnitud de los recortes de los presupuestos que manejaba su ministerio.

El político democristiano ha jurado su cargo esta tarde ante Giorgio Napolitano, que a continuación ha emitido una nota en la que afirma que conoce "las graves imputaciones" que pesan sobre el ministro, añade que "no hay impedimentos jurídicos formales que justifiquen una posible negativa al nombramiento", y concluye que espera que "el proceso en curso aclare lo antes posible la verdadera situación del ministro".

La nota oficial revela el profundo malestar de Napolitano por la decisión final de Berlusconi, que se ha visto abocado a nombrar a Romano para satisfacer las crecientes presiones de los Responsables. La oposición ha definido esas presiones de otra forma. Según el Partido Democrático, "para apuntalar su destruida mayoría, Berlusconi ha debido soportar un verdadero chantaje".

En su primer acto de ministro, Romano se ha permitido replicar al Quirinal diciendo que no ha sido "jamás imputado, sino solo investigado" y que tiene "la conciencia en su sitio". El siciliano Romano está siendo investigado por el fiscal de Palermo Giuliano Castiglia, que le acusa de complicidad con asociación mafiosa. Además, tiene abierto un proceso por corrupción agravada, ya que habría tenido la finalidad de favorecer a Cosa Nostra.

El grupo de los Responsables, llamados así porque justificaron su apoyo al Gobierno de Berlusconi diciendo que era un acto de responsabilidad nacional, han celebrado el nombramiento de su ministro con una fiesta que se ha trasmutado en bronca cuando sus miembros han empezado a hablar del reparto de las subsecretarías que tocará a cada subgrupo.