Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Castro asegura que ya no ejerce ningún cargo en el Gobierno ni en el Partido Comunista

Las autoridades cubanas liberan a los últimos dos presos del Grupo de los 75

Fidel Castro reiteró el martes algo que muchos todavía dudan, si no no habría tenido que repetirlo: que desde que una grave enfermedad lo puso al borde de la muerte, en julio de 2006, está absolutamente fuera del poder y no ejerce ningún cargo de Gobierno, ni en el Partido Comunista de Cuba (PCC), ni en el ejército.

La aclaración sucede a pocas semanas de celebrarse el VI Congreso del PCC, cita política crucial que habrá de definir el alcance de las reformas y la apertura económica en Cuba, en momentos en que las autoridades admiten abiertamente que el viejo modelo socialista no funciona es y que es necesario transformarlo para "salvar la revolución".

El 31 de julio de 2006, Castro delegó "provisionalmente" en su hermano Raúl todas sus responsabilidades políticas, pero no fue hasta febrero de 2008 que renunció formalmente a sus cargos de presidente de los Consejos de Estado y de Ministros. Sin embargo, hasta ayer el diario oficial Granma seguía presentando aún a Fidel Castro como Primer Secretario del PCC, lo que para algunos analistas era una prueba de que seguía activo y podía ser reelegido al frente de la organización partidista en el Congreso.

Ahora, en un artículo en el que criticaba las últimas declaraciones realizadas en Chile por el presidente norteamericano, Barack Obama, sobre Cuba, Castro fue tajante: "[en 2006] renuncié sin ninguna vacilación a mis cargos en el Estado y en el Partido, incluyendo el cargo de primer secretario del PCC, y desde entonces no volví a pretender nunca ejercerlos". Se despejan así las dudas sobre el futuro político de Fidel Castro al frente del Partido; él mismo define su papel como el de un simple "soldado" de la revolución.

Liberación de dos presos

Su artículo apareció el mismo día en que la Iglesia Católica cubana anunció la liberación de los dos últimos prisioneros de conciencia del Grupo de los 75 que seguían en la cárcel desde la primavera de 2003. Son Félix Navarro Rodríguez, miembro del Movimiento Todos Unidos, condenado a 25 años de prisión, y José Daniel Ferrer García, también condenado a 25 años e integrante del Movimiento Cristiano de Liberación, que lidera el disidente Oswaldo Payá.

Con su liberación concluye el proceso de excarcelación de los miembros del Grupo de los 75, iniciado en julio del año pasado tras la histórica mediación del arzobispo de La Habana, cardenal Jaime Ortega, ante el presidente cubano, Raúl Castro. España participó como país facilitador para buscar una solución al caso de los presos del Grupo de los 75, todos considerados por Amnistía Internacional como prisioneros de conciencia.

Los dos opositores liberados formaban parte de un grupo de una docena de miembros del Grupo de los 75 que rechazaban la oferta de exiliarse a España como condición para salir de prisión. Un total de 40 presos de este colectivo que si aceptaron salir hacia España en compañía de sus familiares fueron liberados entre julio y noviembre del año pasado. Después, el Gobierno de Raúl Castro amplio el proceso de excarcelaciones a un grupo de prisioneros condenados por delitos violentos aunque algunos asociados a causas políticas. Según la Iglesia Católica, en total son 114 los presos cubanos que las autoridades han permitido salir exiliarse en España desde julio.

Según fuentes disidentes, en la actualidad quedan en prisión alrededor de 70 presos considerados políticos, aunque ninguno de ellos prisionero de conciencia.