Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Garzón asesora en la causa de la Corte Penal Internacional contra Gadafi

El magistrado español, suspendido por el Consejo General del Poder Judicial, está ayudando al fiscal jefe del Tribunal de La Haya, Luis Moreno-Ocampo, en las posibles acciones contra el dictador libio y su camarilla

El juez Baltasar Garzón está asesorando al fiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI), Luis Moreno-Ocampo, en las acciones que el Tribunal de La Haya (Holanda) va a interponer contra el dictador libio, Muamar el Gadafi, por posibles crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra.

La labor del magistrado español se centra, según fuentes jurídicas, en proporcionar ideas sobre la estrategia a seguir en estos procesos, sobre la acumulación de elementos probatorios de inculpación contra el líder libio, en fuentes de prueba y en los elementos de investigación policial que pueden usarse en el procedimiento.

Fuentes de La Haya descartaron que a Gadafi se le vaya a perseguir por delito de genocidio, ya que la tipificación penal no se corresponde con lo que está sucediendo en Libia. El Consejo de Seguiridad de Naciones Unidas decidió el pasado sábado por unanimidad informar a la Corte Penal Internacional sobre la situación en el país árabe, para que investigara los sucesos ocurridos allí desde el 15 de febrero y viera si podían se objeto de enjuiciamiento. Moreno-Ocampo ha comparecido hoy ante los medios en la sede del Tribunal para informar sobre la apertura de la investigación a Gadafi y su entorno.

Garzón se encuentra en estos momentos suspendido de su funciones en España. La decisión fue adoptada por el Consejo General del Poder Judicial el 14 de mayo del año pasado después de que el juez del Tribunal Supremo Luciano Varela abriera un juicio oral al magistrado de la Audiencia por presunta prevaricación al intentar investigar los crímenes del franquismo. Garzón, que acumula además otros dos casos en el Alto Tribunal español, alcanzó reconocimiento internacional cuando logró la detención en Londres en 1998 del ex dictador chileno Augusto Pinochet, a raíz de una causa por la desaparición de españoles en las dictaduras latinoamericanas de los años 70 y 80.