Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU suspende las actividades en su embajada en Trípoli y anuncia sanciones unilaterales

Washington mantiene "todas las opciones abiertas" contra la violencia en Libia.- La UE acuerda un embargo de armas y la congelación de los bienes de Gadafi

Estados Unidos ha suspendido hoy las operaciones de su embajada en Trípoli, una vez que ha evacuado a todo su personal diplomático, y ha anunciado que aplicará sanciones unilaterales contra el Gobierno de Muamar el Gadafi, aunque no ha ofrecido detalles de cuales serán las medidas. El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, sí ha anunciado hoy en conferencia de prensa que Washington también pretende recortar su limitada cooperación militar con Libia, al tiempo que ha manifestado su apoyo a que Naciones Unidas sancione al país norteafricano. Carney ha dicho que todas las opciones están sobre la mesa, "incluida una potencial acción militar de EE UU" contra la violencia en Libia.

El anuncio estadounidense se produce horas después de que los países de la Unión Europea se hayan puesto de acuerdo para imponer un embargo de armas a Libia, así como congelar los bienes y prohibir los visados de entrada a Muamar el Gadafi -y miembros de su círculo más próximo-, según han indicado distintas fuentes diplomáticas. Las medidas, que incluirán también un embargo sobre el material que puede ser usado en tareas antidisturbios, serán aprobadas formalmente "en los próximos días", muy posiblemente en la reunión de ministros de energía del lunes 28 de febrero. Precisamente hoy, una coalición de ONG (Amnistía Internacional, Greenpeace, Fundació per la Pau e Intermón Oxfam) ha denunciado que España no ha cumplido la legislación sobre comercio de armas hacia Libia y el resto de países del Norte de África y Oriente Próximo envueltosen una ola de protestas.

Varias fuentes comunitarias han explicado que expertos de los Veintisiete están trabajando "a toda velocidad" en los detalles de esas medidas, como por ejemplo en la lista de personas a las que se aplicarán las sanciones. Algunos países comunitarios apuestan más firmemente por aprobar sanciones estrictas, mientras que unos pocos de los Veintisiete mantienen aún algún tipo de reservas, aunque ya se ha alcanzado el consenso en las medidas generales.

La UE también se está preparando para aplicar una zona de prohibición de vuelos sobre Libia, a la espera de una posible decisión al respecto del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, con el fin de evitar los ataques de la aviación militar de Gadafi contra la población. Grupos de técnicos comunitarios continúan también los trabajos en consultas con EEUU y están pendientes de la reunión hoy del Consejo de Seguridad de la ONU.

El embajador adjunto de Libia ante la ONU, Ibrahim Dabbashi, ha asegurado hoy que Gadafi -ante quien se declaró en rebeldía esta misma semana-, está "loco" y no se dejará capturar vivo. "Aguantará hasta el último momento, hasta que le maten o se suicide", añadió. Asimismo, declaró que Libia probablemente interrumpirá en breve sus exportaciones de petróleo por motivos de seguridad, pero, precisó, el sector "se encuentra en buenas manos bajo el control del pueblo y no sufrirá perjuicios".

Sanciones de la ONU

Barack Obama habló ayer con los primeros ministros británico, David Cameron, e italiano, Silvio Berlusconi, y con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, para coordinar esfuerzos y articular una respuesta conjunta e inmediata para poner fin a la crisis en Libia. Obama planteó a sus colegas europeos un abanico de medidas, incluido un plan de asistencia humanitaria para la población libia. La Casa Blanca dijo que todas las opciones estaban encima de la mesa y no descartó la imposición de sanciones económicas.

Francia y Reino Unido han recogido el guante lanzado por Washington y presentarán hoy mismo un borrador de resolución ante el Consejo de Seguridad de la ONU para que lo someta a votación, previsiblemente la semana que viene. El proyecto de resolución contempla, entre otras medidas, el embargo de armas al régimen de Gadafi, la imposición de sanciones financieras y la petición dirigida a la Corte Penal Internacional para que procese a los líderes libios por crímenes contra la humanidad. La ministra de Exteriores francesa, Michele Alliot-Marie, que ha revelado parte del contenido de este borrador, ha matizado que las sanciones también podrían incluir la prohibición de viajar para miembros del régimen libio.

Parece que existe un consenso entre los 15 miembros del máximo órgano de decisión de la ONU para acelerar las negociaciones y que el texto salga adelante la próxima semana. Francia intenta que el voto se materialice hoy mismo. "Queremos una resolución contundente", ha apuntado la ministra francesa.

La ONU denuncia la matanza de civiles

Por su parte, la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, la sudafricana Navi Pillay, ha denunciado el asesinato masivo de personas por parte de las fuerzas leales a Gadafi y ha reclamado una acción conjunta de la diplomacia internacional para frenar la violencia. Al término de una reunión de emergencia en Ginebra, la responsable de Naciones Unidas ha dicho que miles de personas han caído bajo el fuego de los helicópteros y tanques empleados por el sátrapa libio para ahogar las protestas.

Alemania también ultima de manera unilateral sanciones contra la dictadura libia por la cruenta represión de las revueltas, según ha anunciado el ministro de Exteriores germano, Guido Westerwelle. "Ya no vale seguir imponiendo ultimatums. Es el momento de actuar", ha dicho Westerwelle. Al igual que su colega francesa, el ministro alemán ha abierto la puerta a la prohibición de viajar para la familia Gadafi y la congelación de sus cuentas en el extranjero, aunque no ha hablado de sanciones económicas. El canciller ha dicho que empezará hoy mismo a contactar con sus colegas internacionales, incluidos los socios de la Unión Europea.

Reunión de urgencia de la OTAN

La OTAN ha afirmado hoy que estará preparada para afrontar "cualquier eventualidad" en Libia, si bien por ahora no quiere obstaculizar el proceso de evacuación de ciudadanos extranjeros, cuya seguridad es la máxima prioridad. "Seguiremos realizando consultas a fin de estar preparados para cualquier eventualidad", señaló el secretario general, el danés Anders Fogh Rasmussen, en un breve comunicado tras una reunión de urgencia de los embajadores de la Alianza para discutir el agravamiento de la situación en Libia.

La OTAN "continuará supervisando de cerca la situación en coordinación con otras organizaciones internacionales", añadió Rasmussen en referencia sobre todo a posibles decisiones que pueda tomar Naciones Unidas. Los embajadores han discutido principalmente el proceso de evacuación de ciudadanos extranjeros y cómo garantizar su seguridad, indicaron fuentes diplomáticas.