Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sarkozy reabre el debate sobre el islam en Francia ante las elecciones

La iniciativa del presidente responde al ascenso imparable en los sondeos del Frente Nacional de Marine Le Pen

La Unión por un Movimiento Popular, la UMP, el partido de centro-derecha de Nicolas Sarkozy, organizará el 5 de abril una convención política centrada en un único y polémico tema: el islam en Francia. Así lo revela en su edición de hoy el diario Le Figaro. Más allá de la mera convocatoria, la propuesta indica hasta qué punto Sarkozy está determinado a reactivar el debate sobre el islam en Francia ante las elecciones presidenciales de 2012. Ya la semana pasada, en una entrevista en televisión, Sarkozy avisó y se mostró partidario de un "islam francés" antes de "un islam en Francia".

Detrás de estos propósitos se encuentra el ascenso imparable en los sondeos del Frente Nacional, con Marine Le Pen, hija de Jean-Marie Le Pen, a la cabeza de la formación desde enero. Sarkozy ve cómo se le escapan sus votantes situados más a la derecha. Ayer, en una comida con diputados de su grupo, el presidente de la República, según informa Le Figaro, se dirigió a sus correligionarios de la siguiente manera: "Hay un desfase creciente entre lo que publican los periódicos diariamente y las preocupaciones reales de la gente. Los racistas de ayer se han convertido en populistas. Nuestra formación política, y después el Parlamento, se deben ocupar de estas cuestiones".

Sin citarla, Sarkozy aludía directamente a Marine Le Pen, que se había quejado meses antes ser elegida de que los musulmanes rezaran en la calle en Francia y que, en enero, obtenía, según una encuesta publicada por el semanario Marianne, un 18% de los votos en una hipotética elección presidencial.

Así, la convención abordará cuestiones tales como el número de mezquitas en Francia, la formación de los imanes, la lengua que deben utilizar en sus oraciones o la financiación del culto musulmán.

La iniciativa no ha tardado en recibir críticas por parte de la oposición: el portavoz del Partido Socialista francés (PS), Jean-Marc Ayrault, dejó claro las peligrosas intenciones electorales de Sarkozy: "Quiere competir con Marine Le Pen, pero en esos temas ella es siempre la más rápida".

El Gobierno de Sarkozy ya organizó en 2009 un controvertido debate sobre la identidad nacional que, tras un rosario de polémicas, acabó reduciéndose a analizar el papel del islam en la sociedad francesa y fue olvidado meses después.