Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un Ejército con influencia americana

Los oficiales y altos cargos militares egipcios han sido formados en Estados Unidos - Es una de las diez Fuerzas Armadas más grandes en todo el mundo, con 468.000 miembros en activo

El segundo hombre fuerte en el ejército egipcio y jefe del Estado Mayor, Sami Hafez Enan, se encontraba de visita en Washington el 25 de enero al frente de una delegación militar con altos cargos del Ejército americano. Un dato que hubiera pasado inadvertido, salvo porque fue el día en el que el Gobierno del recién depuesto Hosni Mubarak bloqueaba Internet y las primeras manifestaciones en la plaza de la Liberación se dejaban sentir. Esta visita no es producto de la casualidad, ya que Estados Unidos es uno de los principales valedores de la importancia que tienen las Fuerzas Armadas egipcias en Oriente Próximo.

El Ejército egipcio está considerado una de las diez fuerzas militares más grandes en todo el mundo - con más 468.000 miembros activos y 479.000 en la reserva -, con una cúpula cohesionada y fiel al régimen de Hosni Mubarak que ha mantenido a su ministro de Defensa, Mohamed Husein Tantaui, de 75 años, en el cargo desde 1991. El mismo que ahora estará al frente del Consejo Supremo militar que ha asumido el poder en Egipto tras la dimisión del presidente recién dimitido.

La gran baza del poderío militar en Egipto ha sido Estados Unidos, que contribuye al presupuesto con 1.300 millones de dólares (950 millones de euros) anuales al Ejército, convirtiéndose en la segunda potencia mundial, después de Israel, que recibe más apoyo económico por parte del país norteamericano, según datos de la agencia Reuters.

Con un ejército de tierra formado por un máximo de 340.000 miembros, incluyendo el alistamiento voluntario, cuatro submarinos colocados en zonas estratégicas y unos 3.723 tanques - que han sido protagonistas en estos 18 días de protestas en las calles de El Cairo - la visión positiva del pueblo se vio reforzada tras resolver los disturbios provocados por la falta de comida en 1977. Este hecho hizo que subiera el número de alistados en las fuerzas de seguridad central en 1986, según datos recopilados por la agencia Reuters y el informe de 2010 del Instituto Military Balance.

Las Fuerzas Armadas habían sido una salida profesional, hasta ahora, para los jóvenes desempleados en la sociedad egipcia: aquellos que accedían desde un escalón social más bajo sabían que tenían "comida y ropa asegurada"; mientras que los oficiales -con una formación académica superior en la Universidad- conseguían "una carrera militar fulgurante", según los expertos consultados.

Otro de los aspectos que han hecho que el Ejército ganara prestigio entre los egipcios fue su papel en el conflicto armado con Israel en 1973, después del humillante desastre que padeció en 1967 durante la Guerra de los Seis Días. Aunque el conflicto del Yon Kipur terminó con una nueva derrota para Egipto, el valor demostrado por las tropas en la ofensiva inicial hizo que los egipcios tuviesen una nueva visión de su Ejército. En aquellos años el comandante en jefe era un prestigioso oficial llamado Hosni Mubarak.