Obama firma el acta de defunción de Fannie y Freddie

La Casa Blanca presenta la hoja de ruta para reducir la impronta pública en el sistema que financia la compra de la vivienda

El modelo hipotecario no funciona en EE UU. Y para transformarlo, la Casa Blanca ha presentado la hoja de ruta que guíe la discusión para reducir la impronta pública en el sistema que financia la compra de la vivienda. Un proceso en el que contempla desmantelar los gigantes Fannie Mae y Freddie Mac. Pero antes de enterrarlos, deberá encontrarse una alternativa viable.

La Administración Obama plantea tres vías para proceder a la disolución ordenada de dos firmas hipotecarias que son un pilar clave en un mercado valorado en 10,6 billones de dólares y en el que, junto a las agencias públicas, ayudan a financiar el 85% de los préstamos. Las dos compañías fueron intervenidas en plena crisis financiera para evitar su derrumbe.

En total se han inyectado 153.000 millones para mantenerlas a flote. Lo que busca Washington es una fórmula para que el capital privado reemplace el dominio del Gobierno en el mercado hipotecario, para que en un plazo de entre cinco y siete años el peso público se reduzca al 40%. Y para hacerlo atractivo, se proponen medidas, como elevar el anticipo de las hipotecas.

El secretario del Tesoro, Timothy Geithner, ha dejado claro que este Libro Blanco pretende marcar el inicio del debate, en el que espera que tanto el Congreso de EE UU y el sector privado se impliquen de lleno. Un proceso que, aclaró, llevará años y que será gradual, para no crear obstáculos adicionales a la recuperación del mercado inmobiliario, que sigue deprimido.

La estabilidad del mercado inmobiliario es clave para el conjunto de la economía y del sistema financiero en EE UU. Fannie y Freddie fueron creadas para que las familias con bajos recursos pudieran acceder a una vivienda. Para ello, las dos entidades semipúblicas compran los préstamos a los bancos y después los venden a los inversores para dotarse de liquidez.

"No podemos esperar más", ha reiterado Geithner. De hecho, se considera que con el mercado inmobiliario tocando fondo, es el momento ideal para hacer cambios. Sin embargo, tanto agentes inmobiliarios, como constructores y banqueros se oponen a una privatización completa del mercado hipotecario e insisten que debe seguir habiendo algún tipo de apoyo público.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Las primeras propuestas legislativas derivadas de este diálogo podrían a aflorar en dos años. Pero la discusión que lanza la Casa Blanca puede verse torpedeada por el choque político entre demócratas y republicanos, de cara a las elecciones presidenciales de 2012. Un debate que se mezcla con la discusión del plan para reducir el desajuste fiscal que sufre EE UU.

Carteles de Fannie Mae y Freddie Mac.
Carteles de Fannie Mae y Freddie Mac.AFP
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción