Documento de la vicepresidencia egipcia al término de las reuniones con la oposición

El vicepresidente [Omar Suleimán] ha mantenido una serie de reuniones con representantes de todo el espectro de fuerzas y partidos políticos, así como con jóvenes del movimiento del 25 de enero. La reunión ha llegado a los siguientes acuerdos:

Todos los participantes en el diálogo han expresado su aprecio y respeto al movimiento del 25 de enero y la necesidad de afrontar seriamente, expeditivamente y con honestidad la actual crisis que atraviesa la nación, las demandas legítimas de los jóvenes del 25 de enero y de otras fuerzas políticas, con un compromiso de legitimidad constitucional y de afrontar los retos y peligros que afronta Egipto como resultado de esta crisis, incluyendo: La falta de seguridad para la población; la alteración de la vida cotidiana; la parálisis de los servicios públicos; la suspensión de las clases en universidades y colegios; los retrasos logísticos en la distribución de bienes esenciales a la población; los peligros y las pérdidas para la economía egipcia; los intentos de ingerencia extranjera en asuntos internos y la violación de la seguridad llevada a cabo por elementos extranjeros para socavar la estabilidad, siempre reconociendo que el movimiento del 25 de enero es un movimiento honorable y patriótico.

Más información
Suleimán ofrece reformas y la oposición las ve insuficientes
La oposición y los manifestantes desconfían de las promesas del régimen egipcio
La plaza de la Liberación se pertrecha para una larga resistencia hasta la marcha de Mubarak

Los participantes en el diálogo nacional han cerrado una serie de acuerdos políticos y medidas legislativas y constitucionales, las cuales han sido adoptadas por consenso y con naturaleza temporal hasta la elección de un nuevo presidente y el final del actual periodo presisdencial, incluyendo:

Primero: Hacer realidad los compromisos anunciados por el presidente en su discurso a la nación del pasado 1 de febrero de 2011:

1. El presidente [Mubarak] no se presentará a un nuevo mandato

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

2. Una transición pacífica en el actual marco constitucional

3. La introducción de enmiendas constitucionales a los artículos 76 y 77, y otras enmiendas constitucionales necesarias para un traspaso pacífico de autoridad

4. Enmiendas legislativas relacionadas con las enmiendas a la Constitución

5. Implementación de los fallos de la Corte de Casación

6. Persecución de la corrupción y la apertura de una investigación contra los responsables de socavar la seguridad

7. Restaurar la seguridad y la estabilidad de la nación, y encargar a las fuerzas policiales que asuman de nuevo su papel de servir y proteger a las personas

Segundo: Para materializar estos compromisos se llevarán a cabo las siguientes medidas:

1. Se formará un comité con miembros de la autoridad judicial y una serie de representantes políticos para estudiar y recomendar las enmiendas constitucionales a las leyes complementarias a la constutucion que tendrán que estar listas para la primera semana de marzo

2. El Gobierno anuncia la creación de una oficina para recibir quejas, al tiempo que se compromete a liberar de manera inmediata a los presos de conciencia cualesquiera que sean sus creencias. El Gobierno se compromete asismismo a no perseguirles o limitarles el ejercicio de la actividad política

3. Los medios y los canales de comunicación serán liberalizados y no se les impondrá ninguna restricción al margen de la ley

4. Las agencias de supervision y judiciales tendrán que continuar con la persecución de personas implicadas en corrupción, así como perseguir a aquellas personas responsables del reciente colapso de la seguridad

5. El estado de emergencia será levantado en función de la evolución de la seguridad y cuando acaben las amenazas a la seguridad de la sociedad egipcia

6. Todos los participantes han expresado su rechazo absoluto a cualquier clase de intervención extranjera en asuntos internos egipcios.

Tercero: Se constituirá un comité nacional de seguimiento compuesto por personalidades públicas e independientes, así como por representantes de los movimientos juveniles. Dicho comité controlará la puesta en marcha de los acuerdos adoptados por consenso.

Además, todos los participantes aplauden el patriótico y leal papel jugado por las fuerzas armadas en una situación tan sensible, y le instan a continuar con ese papel para restaurar la calma, la seguridad y la estabilidad, y para garantizar la puesta en marcha del consenso y el entendimiento salidos de estos encuentros.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS