Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Berlusconi lleva adelante la reforma federalista pese al rechazo del Parlamento

El primer ministro italiano aprueba la medida por decreto horas después de que la Cámara votara en contra.- La oposición arremete contra lo que considera "un acto político escandaloso"

El Gobierno italiano ha aprobado por decreto la introducción en el país del federalismo fiscal municipal, exigido por el partido Liga Norte, socio en el Ejecutivo de Silvio Berlusconi, horas después de que el Parlamento votara en contra de la medida, en una decisión que la oposición califica de "inaudita". "Es un acto político escandaloso: no se había visto nunca un Consejo de ministros convocado de forma urgente para expresarse contra una elección del Parlamento". El texto, no obstante, aún debe ser ratificado por el presidente de la República, Giorgio Napolitano.

La comisión bicameral del Parlamento había votado por la mañana el decreto presentado por el Gobierno: el resultado final fue de empate, 15 votos a favor y 15 en contra, lo que supuso un duro golpe para el Ejecutivo. Ante el revés, el primer ministro convocó un Consejo de Ministros extraordinario para aprobar la medida por decreto.

El empate en la bicameral suponía, de hecho, el primer rechazo del Parlamento al decreto impulsado por la Liga del Norte como condición para seguir apoyando a Berlusconi, y aunque el Pueblo de la Libertad se apresuró a decir que el resultado no iba a frenar la reforma federalista, la Liga exigió un sí inequívoco.

A pesar de la amenaza inicial, Umberto Bossi, líder de la Liga Norte, descartó poner fin a la legislatura, dándole un respiro a Berlusconi, agobiado por el escándalo de las fiestas de Arcore. Bossi había reculado después de que el miércoles dijera que un resultado contrario podría impulsar al partido a que se convocaran elecciones adelantadas.

Las interpretaciones sobre el valor de la decisión de la comisión fueron en todo caso divergentes. "El decreto ha sido rechazado, pero es solo un parecer consultivo, y el Gobierno puede tranquilamente seguir adelante con el decreto", dijo el vicepresidente de la Cámara, Antonio Leone, del Pueblo de la Libertad. "Nada de elecciones, seguimos adelante", reforzó el presidente de la bicameral, Enrico La Loggia, también del partido del Gobierno.

El Partido Democrático, al contrario, explicó que el empate suponía de hecho una doble derrota del Gobierno, ya que "significa que tumba tanto el contenido del decreto como su iniciativa política, por lo que la mayoría debe sacar sus conclusiones: el Gobierno no tiene los votos para aprobar el federalismo y debe abrir la crisis de Gobierno", comentó Davide Zoggia, responsable de los entes locales del PD.

Por su parte, el ministro de Economía, Giulio Tremonti, gran defensor de la reforma deseada por la Liga del Norte para redistribuir con criterios federales la fiscalidad, reordenar el gasto público según criterios de eficacia y frenar lo que la Liga llama el despilfarro de las clases dirigentes del sur, se limitó a contestar con un "no comment" a los periodistas.