Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama anuncia una visita a Brasil, Chile y El Salvador

Será su primera gira por América Latina desde que asumió la presidencia de EE UU

Barack Obama ha anunciado esta madrugada (hora española) durante su discurso sobre el Estado de la Unión un viaje el próximo mes de marzo a Brasil, Chile y El Salvador. Será su primera gira por América Latina desde que asumió la presidencia y una oportunidad para demostrar que Estados Unidos continúa, pese a las prioridades recientemente demostradas hacia Asia, comprometido con la situación en su continente.

La etapa en Brasil es el reconocimiento al papel relevante que ese país ocupa en la región así como la certificación de la influencia creciente que Brasil, como una de las grandes economías en desarrollo, está alcanzando en el escenario internacional. Es, asimismo, una oportunidad para establecer una relación personal más estrecha con la nueva presidenta brasileña, Dilma Rousseff, que trata de mantener vivo el legado de Luiz Inácio Lula da Silva, con quien Obama consiguió una gran amistad.

En Chile, Obama aprovechará para rendir homenaje al ejemplo de estabilidad política y progreso económico que esa nación ha dado a América Latina desde el final de la dictadura de Augusto Pinochet. Se encontrará ahora allí, después de muchos años de Gobierno de centro izquierda, con un presidente conservador, Sebastián Piñera, que pretende mantener la senda de crecimiento marcada por sus antecesores.

El encuentro en El Salvador entre el presidente norteamericano y su colega salvadoreño, Mauricio Funes, será una ocasión insólita de estrechar la mano a un líder del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), el heredero de la guerrilla izquierdista a la que Estados Unidos combatió con ayuda militar en los años ochenta.

Esta gira, que sucede al viaje a Obama hizo en 2009 a México en el marco de las relaciones bilaterales con su vecino del sur y a Trinidad y Tobago para participar en una cumbre latinoamericana, servirá para contrarrestar la presencia de China y de algunos rivales de Estados Unidos, como Irán, que ha aumentado en los últimos años.

Dado el constante crecimiento económico de América Latina en los últimos años -la región se ha mantenido prácticamente al margen de la crisis que sufren otras partes del mundo desde 2008-, este viaje será también una buena ocasión para consolidar algunos mercados amenazados por los competidores y abrir otros nuevos.