Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unos 4.000 euros por una noche con Berlusconi

Una nueva testigo cuenta a la televisión pública italiana más detalles sobre las fiestas del primer ministro italiano

Quizá el primer ministro italiano respirara un poco más tranquilo tras la aparición, hace dos días, de la joven Ruby en televisión para asegurar que jamás había mantenido una relación con Silvio Berlusconi. Pero ayer el escándalo de las imputaciones de inducción a la prostitución de menores y concusión que acechan a Il Cavaliere tuvo un nuevo giro. El programa Annozero de la RAI recreó las conversaciones de una mujer, llamada Testimonio A, que explican con bastantes detalles como eran esos encuentros.

Al parecer, la Testimonio A había sido invitada a una fiesta en la residencia del primer ministro en Arcore el 19 de septiembre del año pasado, "porque podría ser positivo para mi futuro", según le cuenta a una amiga. El programa de la televisión pública italiana que entrevistó a la mujer -que ha preferido mantenerse en el anonimato- recrea una conversación entre la Testimonio A y dos amigas en las que se describe la escena como un "puttanaio" (una casa de putas), en la que había más de veinte chicas y en la que los tocamientos se realizaban de manera descarada enfrente de los demás y sin ningún pudor o decoro. "En los periódicos dicen mucho menos de la verdad, incluso cuando lo masacran".

Según relata, todo empezó con una cena, en la que ya empezaron los roces, para terminar bajando al piso de debajo de la residencia para continuar las fiestas "bunga bunga" (es decir, con prostitutas) para terminar de nuevo en el piso de arriba, momento en el que Silvio Berlusconi decidía qué mujer se quedaba a pasar la noche con él. Unas declaraciones que coinciden con algunas de las contenidas en los 389 folios de las actas y algunas escuchas telefónicas del acta de acusación de delitos de prostitución de menores y abusos de poder de la Fiscalía de Milán. La misma testimonio, de la que no se especifica la edad, afirma que el mismo primer ministro le pagó unos 4.000 euros por aquella noche "como una contribución a sus estudios".

Entre otras muchas conversaciones desveladas anoche por el programa, las gemelas Eleonora e Imma de Vivo hablan sobre el deterioro de la salud del presidente, del que aseguran que el año pasado está más en forma y que ahora "está másallá que de aca". Unas observaciones que coinciden con las del llamado Testimonio A, que no contradicen a una de las amigas a las que le cuenta su experiencia cuando le dice que Berlusconitiene aspecto de estar "enfermo".

Suave reacción del Vaticano

Antes de conocerse estos detalles, y tras varios días de silencio y estupor, y después de que varios periódicos italianos pidiesen en sus editoriales una clara toma de posición, la Santa Sede -fiel aliada de Silvio Berlusconi desde hace una década- ayer mismo afirmó que comparte la "turbación" expresada por el presidente de la República sobre las acusaciones de los fiscales contra el primer ministro, informa Miguel Mora.

Quizá a los nuevos pormenores de estas particulares fiestas puedan hacer cambiar esa tibia posición ya que la reacción oficial de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI) se espera para el próximo lunes. El vaticanista Filippo di Giacomo cree que "antes de eso, algún obispo importante y más creíble que Bertone (el secretario de Estado del Vaticano), hará una condena más explícita para que Angelo Bagnasco -presidente de la CEI- encuentre el lunes una frase más coherente con las expectativas de los católicos".