Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Retrato de la desolación en Haití

Distintas ONG y organismos oficiales ponen el foco sobre el país caribeño un año después del terremoto de 2010 para evidenciar el drama que vive uno de los Estados más pobres del mundo

Un año después del seísmo, la situación en Haití sigue siendo dramática a pesar de los esfuerzos de reconstrucción de la comunidad internacional. Los informes de distintas ONG denuncian las graves carencias que sufre el país, la creciente violencia contra las mujeres y la inestabilidad política. Estas son sus conclusiones:

Intermón | Descoordinación en la ayuda humanitaria y falta de liderazgo del nuevo Gobierno

En su último informe, esta ONG denuncia que la reconstrucción se enfrentó con serios problemas de coordinación y con la confusión en los mandatos entre los actores humanitarios y las fuerzas armadas. Según Intermon, los problemas más graves son los de una reconstrucción que no avanza claramente y la falta de liderazgo del nuevo Gobierno para que se cierre esta etapa de incertidumbre, mientras millones de personas esperan respuestas urgentes a sus graves problemas de alojamiento y empleo. La ausencia de capacidad y voluntad del Gobierno es notable, y ha sido especialmente visible en el periodo previo a las elecciones de noviembre de 2010, durante el cual el Gobierno evitó decisiones que pudieran hacer peligrar su reelección. Además, según el estudio de la ONG, ha faltado comunicación entre el Gobierno y las autoridades locales, por lo que los haitianos implicados en la respuesta humanitaria no estaban informados.

Amnistía Internacional | Tras el terremoto se multiplican las violaciones

En un demoledor informe, Amnistía Internacional advierte que las niñas y las mujeres que viven en campamentos en Haití corren un riesgo cada vez mayor de sufrir violaciones. Denuncia que miles de mujeres sufren cada noche la violencia sexual en los campamentos donde se refugian. El de las violaciones ya era un problema generalizado antes del terremoto, señala el estudio de AI, pero la tragedia "destrozó los pocos mecanismos de protección que existían" y la inseguridad se instaló en el país. Desde entonces, estos delitos se han multiplicado exponencialmente. Los autores de las violaciones, según el informe, son hombres armados que deambulan por la noche en los campamentos. Amnistía denuncia los peligros en estas zonas, donde no hay vigilancia policial ni tampoco alumbrado nocturno y hay una excesiva masificación de los campamentos. Además, la desigual distribución de ayuda humanitaria y la falta de acceso a medios para generar ingresos configuran una situación explosiva, mientras la delincuencia y las bandas armadas llevan a cabo ataques en la más absoluta impunidad.

Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA) | Aumenta el número de embarazos no deseados

El Fondo de Población de Naciones Unidas cree que en este tiempo ha habido un proceso de recuperación, pero aún hay casi un millón de personas que vive en alojamientos para personas desplazadas o en comunidades provisionales sin los servicios básicos. En su último informe, la UNFPA ha constatado que, después del terremoto, en Haití ha aumentado considerablemente el número de embarazos en los campamentos donde viven los supervivientes y que la mayoría no eran deseados. En el estudio se analiza la situación de 2.391 mujeres en 120 campamentos, de las cuales casi el 12% dijeron que estaban embarazadas. El documento recoge el notable aumento en la cifra de partos desde el pasado noviembre; una tendencia que continuará, previsiblemente, hasta abril, algo que está saturando los hospitales y complicando la situación sanitaria de las mujeres embarazadas.

Comité Internacional de la Cruz Roja | La situación humanitaria sigue siendo preocupante

La población ha sido afectada por una serie de hechos catastróficos: terremoto, inclemencias climáticas, epidemia del cólera y violencia después de las elecciones. El comité reconoce que las organizaciones humanitarias activas en Haití no pueden reemplazar a los servicios estatales, al menos a mediano y largo plazo. Actualmente, muchos haitianos viven en condiciones precarias, y la epidemia de cólera no ha sido controlada. Además, la etapa de reconstrucción por definición toma más tiempo, porque consta de varias etapas. Las elecciones presidenciales y legislativas que del país también suscitan preocupaciones.

Unicef | Los niños son los más afectados por la tragedia

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) afirma que los cuatro millones de niños que viven en Haití continúan siendo víctimas de las dificultades en el acceso a los servicios básicos de agua, saneamiento, atención sanitaria y educación. En el informe publicado con motivo del primer aniversario del terremoto, Unicef asegura que el proceso de recuperación de este país "apenas está comenzando". La organización señala que actualmente más de un millón de personas, de las cuales unas 380.000 son niños, viven hacinadas en campamentos un año después del terremoto que asoló parte de Haití. El informe pone de evidencia que "son sobre todo los niños quienes han sufrido a causa de las sucesivas emergencias que se produjeron en 2010, y todavía no han podido disfrutar plenamente de su derecho a la supervivencia, la salud, la educación y la protección".

IECAH - Instituto de estudios sobre conflictos y acción humanitaria | Un país hundido entre la destrucción y el cólera

Según el instituto, la Comisión Interina para la Reconstrucción de Haití -copresidida por el ex presidente estadounidense Bill Clinton y el primer ministro haitiano Jean Max Bellerive- ha demostrado ser un órgano inadecuado e ineficaz para la reconstrucción, mientras que el papel de la Misión de Estabilización de la ONU (Minustah) es cada vez más cuestionado. El estudio evidencia un año después Haití es "un país hundido entre una reconstrucción que no avanza, una epidemia de cólera que debía haberse prevenido y unas elecciones inconclusas que amenazan el futuro". Según el IECAH, son evidentes las carencias en la gestión de esta emergencia, que están pasando factura a la población haitiana y que frenan la reconstrucción efectiva del país.