Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hallados dos civiles muertos en el ataque contra la isla surcoreana

En total, cuatro personas han fallecido y 18 están heridas tras el grave incidente entre las dos Coreas. - Prosigue la escalada diplomática entre ambos países

Las autoridades de Corea del Sur han hallado hoy los cadáveres de dos civiles entre los escombros de las viviendas destruidas ayer por el ataque norcoreano sobre la isla de Yeonpyeong, según informó la policía. Con esto se elevan a cuatro las víctimas mortales por el ataque de Corea del Norte sobre territorio surcoreano, que dejó además al menos 18 heridos (15 militares y tres civiles), entre ellos cinco de gravedad.

Los cadáveres hallados hoy pertenecen a dos hombres de 60 y 61 años, identificados como Kim Chi-baek y Bae Bok-cheol, según la televisión surcoreana YTN. Ayer fallecieron dos soldados surcoreanos tras impactar medio centenar de proyectiles de artillería norcoreanos contra la pequeña isla en el mar Amarillo, cerca de la frontera marítima en disputa entre los dos países. La mayoría de los proyectiles cayeron sobre una base militar. Decenas de edificios y casas ardieron por las explosiones.

Se trata de la primera ocasión desde el fin de la guerra de Corea (1950-1953) que civiles mueren a consecuencia de un ataque norcoreano con artillería en suelo surcoreano, según los medios locales. Los equipos de rescate que trabajan entre los restos de las casas destruidas por los obuses o por los incendios posteriores son los que han hallado los cadáveres. El Ejército surcoreano está peinando la isla en busca de otras posibles víctimas y para cuantificar los daños.

El ataque de ayer sobre la isla de Yeonpyeong es uno de los sucesos más graves en los últimos años entre ambas Coreas, que siguen en guerra técnica ya que en 1953 firmaron un armisticio en lugar de un tratado de paz. El incidente ha puesto en alerta a la comunidad internacional, que trata de evitar un conflicto armado con un país que ya ha amenazado en el pasado con utilizar armas nucleares. Como primera respuesta, Estados Unidos y Corea del Sur han pactado el inicio de de maniobras militares conjuntas este domingo, con el doble objetivo de detener cualquier conato de violencia de Pyongyang y de presionar a China para que controle a su díscolo vecino.

"Al borde de la guerra"

La escalada diplomática entre las dos Coreas continúa. Corea del Norte ha asegurado hoy que el Sur está empeorando las relaciones en la península con su "provocación militar temeraria" y su anuncio de que suspende la ayuda humanitaria a su empobrecido vecino.

Seúl ha decidido parar los intercambios humanitarios con el régimen estalinista, según la agencia de noticias Yonhap, a la vez que ha advertido que reforzará su capacidad militar y responderá duramente a las futuras provocaciones de su vecino. El Gobierno surcoreano anunció ayer la suspensión de las negociaciones sobre reencuentros familiares previstas para hoy.

La respuesta de Pyongyang ha sido advertir que ya no le preocupan los intercambios humanitarios. Seúl, asegura la agencia oficial norcoreana, KCNA, "está haciendo descarrilar el proceso para mejorar las relaciones intercoreanas, está hundiendo las conversaciones intercoreanas a través de Cruz Roja y llevando la situación al borde de la guerra al perseguir esta política de confrontación".

La asistencia era la primera costeada por el Gobierno de Seúl desde que el conservador Lee Myung-bak asumió su mandato en febrero de 2008 con una política de línea dura hacia Pyongyang, y estaba contemplada como signo de distensión entre ambos vecinos.

El Norte había exigido al Sur, en las anteriores conversaciones sobre esta materia, la entrega de 500.000 toneladas de arroz y 300.000 toneladas de fertilizantes en contrapartida por un acuerdo para permitir las reuniones regulares entre familiares separadas desde hace más de medio siglo por la guerra.

El ministro surcoreano de Defensa, Kim Tae-young, ha calificado el ataque del Norte como una maniobra deliberada para mostrar el liderazgo de Kim Jong-un, el hijo menor del dictador norcoreano y consolidar al veinteañero en la cúpula militar norcoreana, después de que Kim Jong-il lo nombrara general de cuatro estrellas el pasado septiembre para consagrarlo como su probable sucesor al frente del régimen.

Con el Ejército surcoreano en máxima alerta, el titular de Defensa anunció que aumentará el número y alcance de piezas de artillería en Yeonpyeong, según Yonhap, y reiteró que Seúl responderá con firmeza en caso de nuevas provocaciones.

Cientos de evacuados llegan al continente

Cerca de 700 residentes civiles de la isla continuaban hoy refugiados en búnkers a la espera de que se normalice la situación tras el ataque, que ha destruido cerca del 70% de los campos y bosques de su territorio.

Unos 340 vecinos de la isla, la mayoría mujeres, niños y ancianos, están siendo evacuados al continente por la guardia costera, después de pasar la noche en un refugio aéreo improvisado ante el temor de que volvieran los bombardeos. Algunos de ellos, aún aterrados, han asegurado que no quieren volver.