Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Airbus cambiará todos los motores Rolls-Royce de los aviones A-380

Qantas confirma que reemplazará los de sus seis aparatos, después del incidente sufrido por uno de ellos en pleno vuelo

Airbus cambiará todos los motores Rolls-Royce del modelo A-380, después de que el pasado 4 de noviembre se incendiara uno de ellos en pleno vuelo y obligara a realizar un aterrizaje de emergencia en Singapur a un aparato de la compañía australiana Qantas. Así lo ha anunciado esta madrugada la propia aerolínea, que desde aquel incidente mantiene en tierra a sus seis aparatos de este tipo, aunque no ha paralizado la compra de los 14 aviones que había encargado previamente a Airbus. La flota mundial con motores de este tipo es de unos 40 aviones.

"Hemos estado hablando con Airbus y Rolls Royce y entendemos que el número de motores [que tendrán que remplazarse] ronda los 40", ha dicho el consejero delegado de Qantas, Alan Joyce. La compañía, según Joyce, está negociando ya con Airbus reemplazar los motores de sus seis A-380 por nuevos modelos. "Rolls-Royce todavía está trabajando en los detalles de cómo se realizará la operación de sustitución", ha añadido Joyce.

Pedirán una indemnización

Qantas también ha indicado que exigirá una compensación al fabricante cuando sus A-380 estén de nuevo listos para volar. "Los problemas y las cancelaciones que estamos experimentando porque no pudimos utilizar a seis aviones de nuestra flota tendrá consecuencias y tendremos que hablar de este asunto con Rolls-Royce cuando todo esté resuelto", ha señalado Joyce. Otras compañías afectadas como Lufthansa o Singapore Airlines también decidieron suspender sus vuelos.

En relación a este incidente, la Agencia Europea de Seguridad Aérea determinó que "un incendio de hidrocarburos en una cavidad de la estructura del motor pudo ser la causa del fallo de la turbina de presión intermedia del disco", confirmando así la hipótesis del escape de combustible.

La aerolínea australiana ya apuntó tras el aterrizaje de Singapur a un fallo de diseño como la causa más probable del incidente. Además, la UE había mandado revisar hace tres meses los motores Rolls-Royce Trent 900 que utilizan los Airbus A-380, después de que se encontrase "desgaste, más allá de los límites que marcan los manuales del motor", en algunas partes del mecanismo.

El modelo A-380, el mayor avión de pasajeros del mundo, es también considerado el más avanzado tecnológicamente. Tiene apenas tres años de vida comercial y el incidente de Singapur fue la primera emergencia que sufrió en pleno vuelo. No todos los aparatos llevan los motores Trent 900 fabricados por Rolls-Royce, otros son del tipo GP 7200, del consorcio de fabricantes compuesto por Pratt & Wittney, General Electric y Safran.