Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cotización de la confianza

Las personas confiamos unas en otras en mayor medida cuando tenemos cosas en común, no solo en cuestiones de religión y lengua, sino también de niveles de ingresos. La desigualdad es corrosiva. Cuanto más igualitaria es una sociedad más confianza genera. Y no solo es una cuestión de renta: donde la gente tiene vidas y horizontes similares es probable que también compartan lo que se podría denominar una visión moral. Los impuestos son una reveladora ilustración de la confianza. Confiamos en que todos pagarán sus impuestos. Confiamos en que el Gobierno los gastará adecuadamente. Y confiamos o establecemos un pacto intergeneracional entre quienes nos han precedido y quienes nos sucederán para organizar razonablemente el pago de las deudas pasadas y de los futuros gastos. Cuando la confianza se rompe es muy difícil parar el círculo vicioso del recelo y del resentimiento. Por el contrario, si se restaura y se pone en marcha el círculo virtuoso que conduce a los ciudadanos a confiar en la política y en el Gobierno, terminamos observando que al final disminuyen las desigualdades y aumenta la cohesión de la sociedad.

Dos grandes países americanos han ido a las urnas esta semana, un momento especialmente interesante para observar cómo cotiza la confianza. En Brasil, el domingo, Dilma Rouseff venció a José Serra en la segunda vuelta de las presidenciales. En Estados Unidos, el Partido Republicano arrebató la mayoría en la Cámara de Representantes al demócrata, infligiendo un duro castigo a Obama, en las elecciones legislativas de mitad de mandato. Brasil es una potencia emergente, donde 21 millones de personas han salido de la pobreza en los últimos ocho años durante la presidencia de Lula. La superpotencia y primerísima economía mundial que es Estados Unidos tiene 40 millones de pobres, que han aumentado con la actual crisis económica. Si los brasileños se han subido a la espiral de la confianza, a pesar de la tarea inmensa que les espera con un tercio de la población todavía bajo el umbral de la pobreza, los norteamericanos han hecho lo contrario, divididos y desalentados por la rebelión del Tea Party y su promesa de una sociedad sin redistribución ni Gobierno.

Las frases que encabezan este artículo son traducción literal o paráfrasis entresacadas del libro 'Algo va mal' (Taurus), de Tony Judt, el historiador fallecido el pasado agosto, en el que defiende con contundencia argumental y con enorme autoridad moral la acción de las Administraciones públicas y las políticas socialdemócratas. Dictado pocos meses antes de su muerte, desde su silla de ruedas, este libro es un testamento ideológico y una incitación a la acción, especialmente valiosos en el momento en que el populismo avanza en Europa y Estados Unidos, y la socialdemocracia se halla en sus horas más bajas.

Comentarios

Intentaremos leerlo. Un saludo.
una visión desde el pensamiento de qué es ser hombre y después como hacerse humano .. en uno de sus libros cuando lo social le pesa tanto recuerda entre palabras que el pasado ni es pasado ni espresente, es una procreación del que nace puede ser el pueblo puede ser quien cuenta l ahistoria o puede ser simplemente el verbo de las generaciones que después de ver el siglo XX piensan... muy bello!
“Y no solo es una cuestión de renta: donde la gente tiene vidas y horizontes similares es probable que también compartan lo que se podría denominar una visión moral”Me pregunto, ¿por qué Lluis se empeñas en que todos sean drones….?“Brasil es una potencia emergente, donde 21 millones de personas han salido de la pobreza en los últimos ocho años durante la presidencia de Lula”¿Potencia emergente? ¿Cómo si todavía se usa el periódico para limpiarse el trasero?“La superpotencia y primerísima economía mundial que es Estados Unidos tiene 40 millones de pobres, que han aumentado con la actual crisis económica”12 millones de ilegales que se les atiende gratuitamente en los hospitales, y ocho millones de personas que viven a la bolsa de los que trabajan, ahí están los 40 millones. Primero: ‘Walfare’ de estado, estampillas de comida, subsidio habitacional, ropas, cheque de cesantía para años y años de ociosidad en los getos y suburbios repletos de criminales haciendose ricos con la venta de drogas y prostitución, para esos va el Healthcare de Obama, pagados por nosotros y del Medicare. Otra, maternidad gratis mientras más críos mucho mejor, más plata del bolsillo de los que trabajan va para ellos; escuelas gratis para los desposeídos que llegan sin saber leer, sobre todo subsidiada por el estado para el inmigrante y refugiado cubanos, asiáticos y otros que vienen del este de la Europa comunista. Y apenas champurrean un poco de ingles, exigen “sus derechos…”Esto es el dronismo de izquierda, así no se puede levantar una sociedad justa para todos.
Comparto su visión de confianza, mientras mas desiguales somos en cuanto a derechos como ciudadanos mas desconfiados somos. Es un problema humano, pero en estos momentos de crisis de las sociedades donde los gobiernos no tienen claro o no quieren entender que los grandes planes para hacer ciudadanía y terminar con las desigualdad social, aumentando así la confianza, abona a una mejor sociedad y a mejores seres humanos...
Acabo de leer en la entrevista que le hace Juan José Millás a Felipe González. Se podrá estar de acuerdo o o en su pensamiento, con sus ideas o sus planteamientos para solucionar los grandes problemas de la sociedad, pero es una persona que habla con conocimiento de causa, con propiedad y por derecho. En positivo y con respeto, no como el Aznarín, el pequeño dictador, tan lleno de odio y desprestigiando a su país en cada foro en el que va. Felipe González hubo un tiempo que perdió la confianza de mucha gente. Yo que le voté, le critiqué, y dejé de votarle, tengo que reconocer que ha sido y aún es, aunque no ejerza, UN GRAN ESTADISTA.Europa y el mundo entero está necesitado de Grandes Estadistas como él, pero cuando sale uno como Obama, ya se están encargando el poder político-financiero-económico-mediático de tumbarlo. A MLK y JFK se lo cargaron disparándoles unas balas con un fusíl. A Obama lo tumbarán con las balas que disparan desde la FOX y el miedo y la ignorancia del pueblo americano donde más de la mitad de la población es inculta y analfabeta. Ahora vendrá el tarado del de la fiesta del té que tiene tomado este foro a insultarme...
Muy bueno
Gaze, ¿puedes fundamentar tus afirmaciones con estadísticas oficiales? ¿Son realmente todos esos "criminales" emigrantes ilegales, o quizá haya también americanos de muchas generaciones atrás excluidos de la sociedad? ¿Es la decadencia de una ciudad como Detroit culpa de los inmigrantes ilegales?