Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Emiratos Árabes confirma un atentado contra un petrolero

El barco, de bandera japonesa, fue atacado en aguas internacionales en el estrecho de Ormuz, un corredor marino estratégico por donde pasa alrededor del 40% del crudo mundial transportado por mar

La Guardia Costera de Emiratos Árabes Unidos ha confirmado que la causa de la explosión que dañó al petrolero japonés M. Star la semana pasada fue un ataque terrorista, según WAM, la agencia oficial de los Emiratos. El incidente ocurrió durante la noche del miércoles 28 de julio cuando el barco navegaba por aguas internacionales cerca del estrecho de Ormuz, un brazo de mar estratégico para el control del transporte marítimo de crudo desde Oriente Próximo al resto del mundo.

"Los expertos encontraron una gran abolladura en el lado de estribor del barco, por encima de la línea de flotación, y restos de explosivos caseros en el casco. Probablemente el buque cisterna sufrió un ataque terrorista desde un barco cargado de explosivos", ha concluido una fuente oficial citada por WAM.

Las Brigadas de Abdulá Azzam, un grupo islamista que mantiene lazos con Al Qaeda, reivindicaron el ataque el miércoles 4 de agosto, y dijeron que se trataba de un atentado suicida. Según un comunicado que ha reproducido la web de la cadena de televisión árabe Al Jazira, el presunto terrorista Ayyub al Taishan se habría autoinmolado en nombre de Omar Abdul Rahman, un egipcio encarcelado por EE UU por su participación en los atentados de 1993 en el World Trade Center de Nueva York.

La autoría del atentado no ha sido confirmada por las autoridades de los Emiratos. Mustafa Alani, experto en seguridad del centro de análisis Gulf Research Centre, considera que se trata del intento de unos "aficionados" de imitar el atentado al buque estadounidense de guerra Cole, informa el periódico Arabian Business. En aquel asalto, que ocurrió en el puerto yemení de Aden en 2000, un barco cargado de explosivos causó la muerte de 17 marinos.

Como informa The New York Times, durante la semana pasada expertos en seguridad marítima y autoridades portuarias de Oriente Próximo especularon con la posibilidad de que el petrolero hubiese chocado con un submarino o una mina marítima, y rechazaron la posibilidad de un atentado. Koichi Muto, presidente de Mitsui O.S.K. Lines, armador dueño del barco atacado, declaró al Nikkei business daily desde el principio que sospechaban haber sido víctimas de un ataque. Muto afirmó, según recoge la información del Times, que los tripulantes vieron una llamarada y escucharon una explosión, pero que no les constaba, sin embargo, que se les hubiese acercado ninguna embarcación.

El M. Star zarpó el viernes del puerto de Fujairah cargado con los 2.000 millones de barriles que transportaba. Aparte de un herido leve y daños en la estructura del buque, el asalto no produjo ningún derrame ni interrumpió el tráfico en el estrecho. Bordeado por Irán, Omán y Emiratos Árabes, por este corredor de entre 60 y 100 kilómetros de ancho circula el 40% del tráfico marino mundial de crudo proveniente de Oriente Próximo, por lo que su seguridad, en la que intervienen destacamentos de EE UU, se convierte en un asunto de importancia estratégica.

Expertos en el mercado del petróleo consultados por Arabian Business han indicado que el atentado no ha tenido consecuencias en el precio del barril, ni se han tenido noticias de que se vaya a intensificar la vigilancia en la zona.