Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Australia tiene una mujer al frente del Gobierno por primera vez en la Historia

Julia Gillard sustituye al también laborista Kevin Rudd, cuestionado por los malos resultados de popularidad

Australia tiene por primera vez en su historia una mujer como primer ministro. Julia Gillard, hasta ahora viceprimer ministro, ha sustituido hoy a Kevin Rudd como máximo mandatario del país del sur del Océano Pacífico, tras forzar el pasado miércoles una votación interna por el liderazgo del Partido Laborista. Rudd, acosado por una enorme bajada de su popularidad, reconoció su derrota sin necesidad de realizar el enfrentamiento en las urnas. El próximo octubre hay elecciones en Australia.

Analistas políticos australianos citados por la BBC consideran que Kevin Rudd no se presentó a la votación porque era consciente de que iba a perderla. Las mismas fuentes aseguran que la política exterior australiana no va a cambiar con la llegada de Gillard. Algunos puntos clave de la agenda se mantendrán, como la permanencia de tropas en Afganistán a medio plazo.

Gillard debe ahora reunificar su partido y afrontar los mismos problemas que llevaron a la merma del apoyo popular a su antecesor. La flamante primera ministra tendrá que replantearse el proyecto de ley sobre comercio de emisiones de gases contaminantes, que el Gobierno retiró cuando perdió el apoyo del Parlamento, y el impuesto sobre las actividades mineras, al que se han opuesto con una campaña multimillonaria los dueños de las empresas del sector.

Nacida hace 48 años en Gales, Reino Unido, Gillard emigró con su familia a Australia con 4 años. Estudió Derecho y es considerada una mujer de fuerte carácter, don de palabra y gran comunicadora. No está casada ni tiene hijos. Convive desde hace años con Tim Mathieson, un peluquero de Melbourne.

El secretario del Tesoro, Wayne Swan, ocupará la vacante de Gillard como viceprimer ministro, según decisión de los laboristas. El líder de la oposición liberal, Tony Abbott, tendrá que reorganizar, por su parte, su estrategia política y electoral ante la nueva líder. De momento, ya ha dicho que hay un líder distinto, pero la misma política.