Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Subastado un autorretrato de Manet por 27 millones de euros

El polémico cuadro de Picasso 'El bebedor de absenta' sale a la venta este miércoles en Londres con un precio estimado entre 33 y 44 millones

Un autorretrato de Edouard Manet de 1878 se ha vendido este martes por 22,4 millones de libras (27 millones de euros) en una puja de arte moderno e impresionista de la casa de subastas Sotheby's . El Autorretrato con paleta tenía un precio estimado de salida de entre 24 y 36 millones de euros, y fue pintado por el artista francés en el momento cumbre de su carrera. Antes de la subasta, el vicepresidente de Sotheby's, Charles Moffet, justificó el alto precio de la obra al manifestar que se trata "del mejor autorretrato de la historia de la pintura".

El cuadro fue subastado en una importante puja en Londres con obras de Matisse, Derain, Picasso y Rodin, entre otros, que se saldó con ventas por un valor total de 135,3 millones de euros, una de las cifras más elevadas conseguidas hasta ahora por Sotheby's en Londres.

La obra, cuyo título completo es Portrait de Manet par lui-même en buste o Manet a la palette, es uno de los dos autorretratos del artista y el único que sigue en manos privadas: el otro está en el museo Bridgestone, de Tokio. Cuando se subastó por última vez, en 1997, como parte de la colección del filántropo estadounidense John Loeb, se vendió por unos 14,3 millones de euros al cambio de hoy.

Odaliscas jugando a las damas, de Henri Matisse, y Árboles en Collioure, de André Derain, fueron las otras dos grandes obras que subastó Sotheby's en Londres. La primera se vendió por 14,2 millones de euros y la segunda por 19,5 millones de euros. El lienzo de Matisse, pintado en 1929 y por primera vez a la venta en una subasta, es uno de sus trabajos más icónicos, perteneciente a la serie de trabajos realizados en su estudio de Niza (Francia) y caracterizados por los desnudos femeninos o por las representaciones de mujeres vestidas con prendas exóticas. Por su parte, Árboles de Collioure perteneció a Ambroise Vollard, legendario marchante del París de comienzos de siglo XX, pero no se supo de su paradero hasta 1979, cuando se encontró en una caja fuerte de la Sociedad General de París junto a otros importantes cuadros. Al parecer los depositó allí en 1939, poco después de la muerte de Vollard, Erich Slomoic, un joven yugoslavo amigo del coleccionista que murió a manos de los nazis en 1942 al regresar a su país natal, sin que revelara a nadie el paradero de los cuadros.

De Picasso se pudo pujar por tres lienzos, de sus últimos años de vida, y por tres dibujos que representan en modo muy realista a la fotógrafa Dora Maar, que fue una de sus musas y amantes. El lienzo que alcanzó un precio más alto fue Busto de matador, pintado por el artista español en 1970, vendido por 6,4 millones de euros. Los dibujos de Dora Maar se vendieron por 3,5 millones de euros.

Otras ventas millonarias fueron Bouquet de pivoines, de Manet, que se vendió por 9,1 millones de euros; Le petit déjeuner. Radiateur, de Bonnard, por 7,5 millones, y Étude pour 'nu rose', de Matisse, que alcanzó los siete millones.

Polémico Picasso

Tras la subasta de ayer, este miércoles la casa Christie's saca a la venta también en Londres El bebedor de absenta, cuadro pintado por Picasso, incluido en su periodo azul. El valor del lienzo, que retrata al artista y amigo de Picasso, Ángel Fernández de Soto, está estimado entre los 33 y los 44 millones de euros. Los beneficios de la venta serán destinados a la fundación del compositor Andrew Lloyd Webber. El cuadro fue adquirido por esta fundación en una subasta en Nueva York en mayo de 1995 por 29,2 millones dólares a la Colección Stralem.

La pintura, fechada en 1903, iba a haberse subastado en Christie's, de Nueva York, en noviembre de 2006, pero fue retirada de la puja por la propia fundación británica a raíz de una reclamación de los herederos del banquero judío Paul Mendelssohn Bartholdy, quienes denunciaron que la obra había sido vendida a la fuerza en 1934, durante la época nazi, a un marchante berlinés, y solicitaron suspender la venta.

En el lienzo, Picasso muestra a su amigo sentado en una mesa con una gran copa de absenta, la bebida favorita de muchos artistas de la época. Picasso retrató a su amigo Ángel Fernández de Soto en varias ocasiones, aunque la más celebrada es la que sale ahora a puja.