Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lula afirma que la ONU ha impuesto las sanciones a Irán "por puro capricho"

El presidente brasileño insiste en su idea de que lo mejor para resolver el conflicto nuclear con Teherán es el diálogo

Despues de haber votado, junto con Turquía, contra la resolución aprobada este miércoles por la ONU para imponer nuevas sanciones contra Irán, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva se ha mostrado en la ciudad de Natal airado con la decisión del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas, que ha calificado de "puro capricho" ya que no existía necesidad alguna de aplicar tales medidas.

El mandatario brasileño, que había creído hasta el último momento que gracias al acuerdo alcanzado en mayo con Irán iba a conseguir detener las sanciones, ha afirmado: "Deberíamos reconocer lo obvio. Brasil y Turquía hicieron lo que los países del Consejo de la ONU no habían conseguido hacer: conducir a Irán hasta la mesa de las negociaciones. Ellos, en vez de llamar a Irán para dicha mesa, resolvieron, en mi opinión personal, por puro capricho, mantener unas sanciones que no ofrecen ningún significado para Irán".

Lula ha insistido en su idea de que lo mejor para resolver el conflicto nuclear con Irán es el diálogo. "Cuando fui a Irán (en mayo pasado), muchos decían que yo estaba engañado. Y en 18 horas conseguimos firmar una carta con Irán en la que se comprometía a cumplir lo que habían deseado los miembros del Consejo de Seguridad", afirmó Lula, visiblemente molesto.

Interrogado el ministro de Asuntos Exteriores brasileño, Celso Amorim, sobre si la diplomacia del Gobierno Lula no se sentía "aislada" tras la decisión de la ONU, respondió que no: "No nos sentimos aislados y nos sentimos en muy buena compañia con Turquia, país democrático, miembro de la OTAN", afirmó ante la Camara de Diputados. Para el canciller brasileño, si Irán resultase una amenaza nuclear, Turquía "sería el primer país en preocuparse al hacer frontera con Irán".

Según los primeros comentarios de los analistas políticos, el voto en contra de Brasil abre una nueva brecha en las relaciones entre Lula y el presidente americano Barack Obama, cuyas relaciones se han visto agriadas en los últimos tiempos.