Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La violencia se recrudece y causa 600 muertos en Darfur en mayo

El Movimiento para la Justicia y la Igualdad y el Gobierno de Jartum rompieron el alto el fuego firmado en febrero

Los combates en la región sudanesa de Darfur han causado la muerte de 597 personas solo en el mes de mayo, según un informe confidencial de la misión de la ONU desplegada en la zona. La cifra supone el peor dato mensual desde que los cascos azules se desplegaron en la región en enero de 2008.

Los enfrentamientos entre los rebeldes y las fuerzas gubernamentales han dejado 440 víctimas mortales; otras 126 se deben a combates entre tribus árabes rivales; las demás 31 son atribuidas a homicidios e incidentes.

Los cascos azules han detectado una tendencia al recrudecimiento de la violencia desde principios de 2010. En los primeros meses del año se debió fundamentalmente a los choques entre facciones árabes rivales. En mayo, sin embargo, los combates más duros fueron los que vieron implicadas las fuerzas gubernamentales.

El Movimiento para la Justicia y la Igualdad (MJI) -el más militarizado de los grupos rebeldes de la zona- y el Gobierno de Jartum firmaron en febrero en Qatar un acuerdo marco que abría la perspectiva de una paz definitiva. Las dos partes, sin embargo, no lograron concretar un alto al fuego y el reparto del poder en la región del oeste de Sudán. El movimiento rebelde abandonó las negociaciones y los enfrentamientos se han reanudado.

El conflicto en Darfur empezó en 2003, pero el despliegue de la misión mixta ONU-Unión Africana (MINUAD) solo se remonta a enero de 2008. "Las partes del acuerdo marco [de febrero] pueden ahora ser definidas como beligerantes", subraya el informe de la ONU.

En mayo, las fuerzas sudanesas desalojaron a los rebeldes del MJI de su feudo de Jebel Moon, una zona estratégica en el oeste de Darfur cercana a la frontera con Chad, donde el grupo rebelde se abastecía tras perder en los primeros meses del año el apoyo de Idriss Deby, presidente del país vecino.

El número de muertos, el despliegue de fuerzas y las limitaciones al acceso de la ayuda humanitaria a la zona de conflicto constituyen según el informe de la ONU "indicaciones" de que la situación sufrirá "probablemente" una ulterior "escalada" de violencia.

Representantes del Gobierno central de Omar Bashir y de una alianza rebelde minoritaria, el Movimiento de la Liberación para la Justicia, han reanudado las conversaciones de paz en Qatar, sin la presencia del MJI.